Sports

Una lucha personal

Robert Guerrero ha eliminado todos los demonios que estaban en su camino a dos campeonatos mundiales.

El boxeador de Gilroy ahora se enfrenta a su más difícil contrincante afuera del cuadrilátero: Su esposa Casey de 26 años, quien se está recuperando de un trasplante de médula espinal desde el 25 de enero, el más reciente episodio de una batalla que ya lleva 3 años de duración contra la leucemia.

"El tiempo lo dirá," dijo el zurdo de 26 años, que decidió dejar vacante su título de peso ligero junior en la Federación Internacional de Boxeo (IBF) para estar con su esposa en el Centro Médico Stanford.

"Todo depende de cómo se adapte la médula espinal. Todo puede revertirse en un segundo, y ella pudiera recaer. Es un largo proceso."

  Comments