Sports

Eriksson se va pero llega Javier Aguirre

El hilo se corta por lo más delgado dice un viejo adagio popular y la derrota de la selección mexicana ante Honduras 1-3, trajo como consecuencia la destitución inmediata del sueco Sven Goran Eriksson como técnico del Tricolor.

Cuarenta y ocho horas más tarde del despido de Eriksson, la Federación Mexicana de Fútbol anunciaba el regreso de Javier 'Vasco' Aguirre al banquillo de la selección. El estratega será presentado oficialmente el martes 16 de abril en el Centro de Alto Rendimiento de la FMF.

No era para menos. La situación no daba para más y no sólo por el resultado negativo, sino también por la pobre actuación del equipo en San Pedro Sula que justificó la salida de un hombre que vivió de naufragio en naufragio, sin llegar a hundirse del todo pero siempre muy cerca del peligro a que se desencadene un fracaso escandaloso.

El nuevo presidente de Selecciones Nacionales Néstor de la Torre, se encargó de explicar el porqué de la elección de Aguirre para que retome las riendas del equipo mayor. Su personalidad, la experiencia en eliminatorias mundialistas y de haber dirigido una Copa del Mundo, como así también sus amplios conocimientos del fútbol mexicano e internacional, fueron los valores más importantes para su designación, incluída por supuesto, su nacionalidad mexicana.

De la Torre no dio detalles del arreglo económico con el nuevo entrenador pero adelantó que el mismo se cumplirá en dos etapas, primero por la clasificación y luego por lo que ocurra hasta la finalización del Mundial.

México retomará su actividad camino al Mundial del próximo año cuando enfrente a El Salvador el 6 de junio en San Salvador y cuatro días más tarde recibirá a Trinidad y Tobago en el estadio Azteca.

Sin embargo se supo que la Federación tiene planeado concertar un encuentro previo de preparación, para que Aguirre tenga al menos un partido de fogueo con la mayoría de los jugadores que actúan en México y que no estén afectados a la liguilla final.

El Vasco es sin dudas el técnico ideal para sacar a México de la situación en la que se encuentra. No sólo ha acumulado experiencia internacional tras su paso por España dirigiendo al Osasuna y al Atlético Madrid, sino que su prestigio y respeto lo han elevado a ser un técnico de elite en todo el mundo y eso ya lo han comenzado a percibir los jugadores.

Su personalidad no habla de medias tintas. Aguirre es muy frontal y no se compromete con ningún nombre, sino que elige lo mejor del momento y exige lo máximo también. Es un gran motivador y su honestidad ha sido reflejada permanentemente a través de lo expresado por los jugadores que le ha tocado dirigir.

La decisión de haber elegido a Aguirre no pudo ser más acertada en todo sentido y esa expectativa se ha comprobado tras las reacciones de los mismos jugadores que han vestido la casaca nacional tras conocer la decisión.

México necesita recuperar su mística y volver a creer y a revalidar su condición de "gigante de CONCACAF" sin importar el rival. A la selección se la ve temerosa y eso será uno de los grandes desafíos que enfrentará Aguirre cuando comience sus funciones.

Lo mejor está por venir y aunque sea una empresa difícil con el Vasco Aguirre todo es posible.

El resto del calendario para el 2009

Posterior al juego frente a Trinidad y Tobago, México tiene planeado jugar a fines de junio tres partidos amistosos, uno en territorio mexicano y los dos restantes en San Diego y Atlanta aunque los rivales se desconocen por el momento.

Inmediatamente después comenzando julio, México participará en la Copa Oro compartiendo grupo con Panamá, Nicaragua y Guadalupe y donde se espera que complete su actividad hasta la final.

El 12 de agosto recibirá por las eliminatorias a Estados Unidos y en septiembre viajará a Costa Rica el día 5 y luego enfrentará a Honduras en el estadio Azteca el 9 del mismo mes. A fines de septiembre jugará en Dallas un juego de preparación aunque el rival no se conoce todavía.

México cierra sus compromisos de eliminatorias mundialistas en octubre recibiendo a El Salvador el 10 y visitando a Trinidad y Tobago el 14.

Si México clasifica al Mundial, la selección tiene planeado jugar en Europa dos partidos de preparación durante el mes de noviembre.

  Comments