Opinion

Una fantasía poco realista

Al ordenar un despliegue de 1,200 tropas federales más a la frontera el mes pasado, pareciera que el Presidente Obama se ha convencido que el reformar el sistema migratorio de la nación debe esperar hasta que las fronteras estén seguras. Como siempre, esa una equivocación.

Cualquier persona que mire un mapa debe concluir que el crear una pared impenetrable en la frontera de 2,000 millas con México es una fantasía poco realista. Ninguna cantidad de botas va a arreglar el problema. La área es demasiado extensa, costaría demasiado y aunque se lograra un efectividad máxima, fallaría en lidiar con el 40 a 60 por ciento de los residentes ilegales en los Estados Unidos que entran con documentos válidos y se sobrepasan sus visas.

  Comments