Opinion

Tiempo para el año 'Hecho en California'

Durante los ultimos 100 años, California ha llevado la delantera en la innovación y ha creado una ponderosa manufacturerera. Esos empleos hicieron a California la envidia de los otros estados de la nación. Estábamos viviendo el sueño californiano. Ahora, por razón del punto muerto politico partidista, un defícit en el presupuesto de $21 mil millones y muchas regulaciones gubernamentales ridículas el sueño californiano se ha convertido en una pesadilla.

En el caso de que California salga adelante y vuelva a ser el estado dorado, tendremos que revertir las tendencias que conducen los negocios -- y con ellos, los empleos -- fuera de nuestro estado. California fue en un tiempo el centro de la industria aeroespacial. Ahora, cada mayor compañía aeroespacial tiene su sede en otro sitio. Antes, California tenía docenas de plantas para la fabricación de autos. Ahora la última que queda está cerrando.

Desde el 2000, California perdió 600,000 empleos de fabricación con un promedio en sueldo de $69,000 al año. Según el EDC, la porción del Condado de Fresno durante el mismo período fue de 2,433 empleos perdidos. Hemos visto a muchos empleadores locales cerrando sus negocios y nuestros amigos y vecinos ahora estan sin trabajo.

Si California hubiera mantenido sus empleos de fabricación al nivel del 2000, nuestro estado tendría 1.6 millones más empleos, $101 mil millones más de entrada económica, $75 mil millones más en salarios y $5 mil millones más en ingreso de impuestos. Los ingresos tributaries adicionales de impuestos hubiesen ayudado a la larga en financiar nuestras escuelas, la seguridad pública, la infraestructura y otros servicios esenciales que nuestra comunidad necesita.

Así que yo tengo una propuesta. La Legislatura debería dedicar la sessión legislativa este año como el año 'Hecho en California.' Un año en el cual sólo introducen legislación que crea empleos.

De acuerdo a un estudio hecho reciente por el instituto Milken, tanto la tradicional y la alta fabricación tecnológica aún mueven la economía de California. Sin embargo, el estado rápidamente está perdiendo terreno a otros estados y naciones por su reputación de ser un lugar dificíl y costoso para montar negocios.

Traer nueva vida y renovar el enfoque de empleos industriales no quiere echar para atrás el ambiente, la protección del trabajador y el consumidor.

Creo que es tiempo de arremangarnos, y exigir responsabilidad y darle significado a la frace "Hecho en California."

  Comments