Opinion

Una barda de alta tecnologíy bajos resultados

Resulta que después de todo, la barda inteligente fue una idea tonta. La barda fronteriza virtual, una red de sensores, cámaras y radares que se suponía iba a ayudar a la Patrulla Fronteriza a atrapar a los ilegales que la cruzaran, nunca ha funcionado como se suponía, y de acuerdo a la Oficina de Responsabilidad Gubernamental, hasta las pruebas que se diseñaron para evaluarla están llenas de errores. Después de haber ordenado una nueva evaluación del proyecto hace dos meses, la Secretaria de Seguridad Nacional Janet Napolitano, dijo el jueves pasado que congelaría todos los fondos para la iniciativa de la administración Bush del 2005, hasta que se completen las pruebas.

Rara vez se ha visto a un presidente ser tan optimista en el poder de la tecnología como lo fue George W. Bush, quien también pensaba que iba a poder resolver el problema de las ambiciones nucleares de Irán al construir una capa de defensas contra misiles en el Europa del Este.

Bush creía que la tecnología también podría ser utilizada en la seguridad de la frontera. Esperando silenciar al Congreso, que se burló de sus propuestas a una reforma migratoria integral y parecía que sólo estaba interesado en detener el flujo de los inmigrantes, Bush pidió una barda virtual que se suponía que para el 2011 cubriría todas las 2,000 millas de la frontera sur. Apenas a $1 billón de después, tenemos dos lugares de pruebas en el desierto de Arizona, donde con frecuencia la hierba que lleva el viento y la vida silvestre son los que activan los sensores. El sistema es tan lento que en las raras ocasiones que los sensores detectan a un humano cruzando la frontera, para cuando las cámaras se enfocan en el área, la persona ya se fue.

  Comments