Opinion

Monedas latinas pudieran ser demasiado fuertes

Apenas cuando estábamos celebrando que América Latina había salido relativamente sin daño de la crisis económica mundial, una nueva amenaza pudiera poner en peligro el crecimiento de la región: su moneda es cada vez más fuerte.

Por encima, el constante aprecio a la mayoría de las monedas latinoamericanas tiene un efecto de bienestar doméstico: Una vez más, para muchos latinoamericanos va a ser más fácil importar bienes de lujo, vacaciones en Miami o en Madrid, y quizá hasta regresen los buenos tiempos de cuando los dependientes de las tiendas en la Florida los conocían como "dame dos," porque compraban dos artículos de cualquier cosa que adquirieran.

Pero al mismo tiempo, las fuertes monedas locales van a dañar las exportaciones de la región.  Marcelo Giugale, el encargado de la oficina de Política en Economía y Pobreza del Banco Mundial para América Latina, me indicó ese peligro durante una conversación que tuvimos la semana pasada. Él comentó que irónicamente, las economías de mejor desempeño en la región pudieran ser las más afectadas por la fuerza de sus monedas.

"Los países latinoamericanos exitosos van a tener que aprender a vivir con monedas que son apreciadas," dijo él. "Eso los va a hacer menos competitivos."

La razón es simple: Con tasas de interés de casi cero en los Estados Unidos, grandes cantidades de inversionistas estadounidenses y europeos están comprando moneda local en América Latina para aprovechar las tasas de interés más altas de la región y después convierten sus ahorros a dólares estadounidenses con grandes ganancias.

Ya sea porque hay una debilidad en el dólar estadounidense o por un aprecio a las monedas locales, o ambas cosas, durante los pasados 12 meses, la moneda de Brasil ha ganado un 24 por ciento en relación al dólar, la de Colombia un 25 por ciento, la de Uruguay un 19 por ciento, la de México un 17 por ciento, la de Chile un 12 por ciento, y la de Perú un 10 por ciento.

  Comments