Opinion

Huntington tuvo toda la razón

Si es que 2008 nos enseñó algo, fue lo peligroso que es escuchar a quienes nos dicen lo que deseamos oír. Cualquiera que tenga una pizca de sentido común habrá notado que estábamos viviendo en una burbuja de optimismo excesivo, pero con pocas bases en los hechos observables. No obstante, como dijera George Orwell, "Uno tiene que hacer un esfuerzo constante para ver lo que tiene frente a las narices."

Samuel P. Huntington, el eminente científico político de Harvard fallecido esta Navidad, estaba acostumbrado a que lo ridiculizaran por su don de ver lo que está frente a las narices colectivas, y por decírselo a quienes no querían escucharlo. En 1957, sacudió al medio académico con su primer libro, 'The Soldier and the State' (El Soldado y el Estado), en el cual afirmaba que para proteger nuestro orden político y social liberal, se requería un ejército profesional cuya visión de la naturaleza humana fuera mucho menos idealista que la de la mayoría de nosotros.

Su tesis dejó pasmadas a las élites académicas de aquel entonces, pues la interpretaron erróneamente como una defensa del militarismo. De hecho, Huntington -- un demócrata del Nuevo Pacto de toda la vida -- afirmó que los liberales están a favor del individualismo porque dan por sentada su seguridad. Los conservadores, entre ellos los soldados, entienden que la seguridad no forma parte del orden natural de las cosas, y que para proteger nuestro orden liberal en un mundo hostil, debemos rechazar el concepto liberal estándar del bien, el mal y la naturaleza humana.

Pese de su mensaje aparentemente paradójico e ideológicamente incómodo, 'El Soldado y el Estado' acabó por convertirse en un clásico del realismo, lo que significó el despegue de la brillante carrera de Huntington.

Si usted oyó hablar alguna vez de Sam Huntington, quizá haya sido por su libro publicado en 1996, 'The Clash of Civilizations and the Remaking of World Order' (El choque de las civilizaciones y la reconstrucción del orden mundial).

Rod Dreher es un columnista editorial del periódico Dallas Morning News. Mande correo electrónico a: rdreher@dallasnews.com

  Comments