Merced

Problema en Kettleman es mas severo

HANFORD -- El temor fue lo que motivó a Viridiana Franco a participar en el movimiento por justicia ambiental en Kettleman City.

Franco fue testigo de cómo varias mujeres del área -- incluyendo su tía -- dieron luz a bebés con defectos congénitos, y estaba preocupada de que el bebé en su matriz naciera con problemas de salud similares.

"A pesar de que el doctor me dijo que todo está bien, tengo nervios," dijo Franco, quien tiene nueve meses de embarazo ahora que espera a su tercer hijo, durante el mitín del 3 de febrero que se llevó a cabo para concientizar al público sobre las preocupaciones de salud que tiene la comunidad.

Los temores de Franco se materializaron cuando su hija, Azul Chaidez, nació el 17 de febrero con dos orificios en el corazón.

A la recién nacida se le practicó una cirugía de ocho horas a sólo siete días después de haber nacido, y va a necesitar por lo menos dos operaciones más en el futuro.

"Es muy duro porque yo tenía miedo y no quería que mi niña naciera con un problema. Lo que me temía pasó."

Según el récord del Departamento de Salud Pública del estado, la hija de Franco es el décimo bebé que nace con defectos desde finales del 2007 en la comunidad de Kettleman City que cuenta con 1,500 habitantes, Keith Winkler, director de servicios de salud pública en el Departamento de Salud del Condado de Kings, le dijo al Consejo de Supervisores del condado de Kings el martes pasado.

El estado actualmente está investigando un posible onceavo caso, en el cual la madre no vivía en Kettleman City, pero iba de visita, dijo Winkler.

Ya sea que la cifra de los casos reportados sea de 10 u 11, es cerca del doble de los casos que reportaron los encargados de salud del estado en la junta comunitaria y del Consejo de Supervisores, celebrada el 9 de febrero.

"Este problema es mucho más severo de lo que habíamos pensado al principio," dijo Bradley Ángel, director ejecutivo de Greenaction for Health and Environmental Justice, durante la junta de supervisores.

Ángel expresó su frustración ante la información que presentaron en la junta comunitaria y de supervisores los funcionaros de salud del estado sobre los defectos de nacimiento ocurridos en Kettleman City, parecía como si estuvieran restándole importancia a la severidad de la situación, y sugiriendo que no había una causa en común para los defectos de nacimiento.

"El problema no es tan pequeño como les dijo el Departamento de Salud Pública," dijo Ángel.

La creciente cantidad de casos de defectos de nacimiento reportados en Kettleman City ha elevado las tensiones entre la comunidad de Kettleman City y los funcionarios del estado, dijo Ángel.

Se espera que en la reunión comunitaria del 25 de marzo en Kettleman City, la Agencia Estatal para Protección Ambiental describa su plan de evaluación propuesto en exposición ambiental, y el departamento de salud del estado presente información actualizada sobre su investigación en la salud pública y los defectos de nacimiento.

Pero Ángel dijo que los residentes de la comunidad asistirían a esa reunión de buena fe sólo si el Departamento para Control de Sustancias Tóxicas cancela la reunión del 10 de abril, en la que se hablaría sobre permisos para la expansión del basurero para deshechos peligrosos en la Planta de Kettleman Hills de Chemical Waste Management.

Él expresó su enojo porque el estado continuaría con el proceso de permiso para la controversial planta de deshechos, ubicada a 3 ½ millas de Kettleman City, aún cuando la cantidad de defectos de nacimiento aumenta en la comunidad.

"Ahora, aunque se cancele la junta del 10 de abril, la junta del 25 de marzo está dañada con el gran signo de interrogación en cuanto a ¿cuáles son las verdaderas intenciones del gobierno?" dijo Ángel. "Sus intenciones son las de seguir extendiendo el vertedero."

Mande correo electrónico a:

rplevin@vidaenelvalle.com

  Comments