Merced

Dueño de Fajita Fiesta recibe reconocimiento

FRESNO — Raúl Gutiérrez entró al negocio de restaurante de la manera en que muchos lo hacen: limpiando mesas y sirviendo a los clientes.Pero después de años de servir cocina internacional en algunos de los mejores restaurantes de Houston, Gutiérrez ansiaba por regresar a sus raíces y presentar al mundo su propio estilo de comida mexicana.

Ya son 20 años desde que Gutiérrez, de 52 años, abriera el primer restaurante Fajita Fiesta en Fresno. Una parte de su éxito reciente fue el haber sido escogido como el Empresario del Año 2008 el pasado mes de agosto, por la Cámara de Comercio Hispana de California Central.

"Todavía tratamos de servir lo mejor, no importa el precio," dijo Gutiérrez. Aunque otros restaurantes batallan por estar a flote durante una economía inestable, Gutiérrez nunca ha sacrificado la calidad por el costo, y él cree que sus clientes aprecian eso.

Nacido en Jalisco, México, Gutiérrez inmigró a California en 1972, y después se mudó para Houston en 1975. Él llegó a los Estados Unidos con una meta: trabajar.

Mientras estuvo en Texas, él trabajó en varios restaurantes franceses e italianos, aprendió el negocio y descubrió que le encantaba. El aprender los sabores únicos de otras culturas, y el tener la oportunidad de conocer una amplia variedad de personas, se convirtió en la pasión de Gutiérrez. Él describe su experiencia como "una oportunidad que solo se da una vez en la vida," y se preguntó a sí mismo por qué no podría abrir un restaurante propio.

En 1979 se casó con María, ahora de 52 años, y pronto empezaron una familia con sus primeros dos hijos, Rosario, de 28 años, y Raúl Jr, de 26.Gutiérrez y su familia se mudaron a Fresno en 1986, y él empezó a vender calzado y alfombra para ganarse la vida. Pero siempre recordó la comida francesa e italiana que servía en Houston. Su sueño de abrir un restaurante empezó a materializarse, y ahora todo lo que necesitaba hacer era ahorrar cada centavo para iniciar el negocio.

Gutiérrez compró la propiedad en el centro de Fresno donde el Fajita Fiesta original está todavía, y abrió el restaurante en octubre de 1988."Fue animador," dijo Gutiérrez. "Es lo que queríamos hacer."

Gutiérrez es socio en el negocio con su esposa, quien también obtuvo experiencia en restaurante en Houston. Ellos están orgullosos de los sabores únicos que pudieron traer al Valle, así como de la atracción que tiene su menú con una gran variedad de gente.

Él se inspiró en la comida de diferentes culturas, y al incorporar esas ideas con elementos de la comida de su niñez, junto con las recetas de la familia de su esposa originaria de San Luis Potosí, México, el resultado final fue una nueva versión de comida mexicana.

"Parte del éxito de Fajita Fiesta es que trajimos nuestras recetas de un estado diferente y de diferentes partes de México," dijo Gutiérrez. "Al igual que la música, no todo artista puede cantar la misma canción."

María Gutiérrez dijo que fue algo natural abrir un restaurante, por el conocimiento que tenían del negocio habiendo trabajado en Texas. "Fue verdaderamente fácil para nosotros," dijo María.

María describe sus recetas como completamente diferentes y frescas.

"No se acercan al estilo de California," dijo María. Gutiérrez edificó su negocio con duro trabajo, disciplina, un horario estricto y conservando una calidad consistente.

Gutiérrez se enorgulleció de presentar a Fresno sus especiales fajitas de pollo. C onocidos por sus populares tacos al carbón, los Gutiérrez hacen sus propias tortillas de harina y de maíz frescas todos los días.

Aunque hubo ocasiones en que el restaurante apenas sacaba $30 al día, ahora el negocio está prosperando, y Gutiérrez no podría estar más orgulloso.

Gutiérrez abrió un segundo local en las avenidas Cedar y Nees en 1999, y un tercer local en Cedar y Shaw en el 2006. La esposa de Gutiérrez y sus hijos mayores se encargan de los restaurantes, y toda la familia ha aprendido el negocio de primera mano. Los hijos menores Nick, de 19 años, y Julio, de 16, son meseros, y el más joven, Antonio, de 14 años, dentro de pronto entrará al negocio de la familia.

John Hernández, director ejecutivo de la Cámara de Comercio Hispana de California Central, dijo que Gutiérrez fue escogido como Empresario del Año por su compromiso con la comunidad, y el ejemplo que es para otros.

"Raúl ha sido una figura permanente en la comunidad hispana durante 20 años," dijo Hernández. "Él ha trabajado desde abajo." La continua expansión de los negocios de Gutiérrez también son razón para el reconocimiento.

"Él es una fabulosa historia de éxito," dijo Hernández.

Hernández reconoce lo difícil que puede ser el negocio de restaurante. Él cree que Gutiérrez es el candidato perfecto para el premio porque él ha logrado un dominio de su oficio, y se ha ganado una buena reputación por su honestidad.

Gutiérrez atribuye su éxito a las largas horas de duro trabajo, y a los fieles clientes que llegan y corren la voz de su restaurante."El que el restaurante sea propiedad de la familia hace una gran diferencia," dijo Gutiérrez. "Todos tenemos el mismo interés en mente."

  Comments