Fresno

Supervisores retiran plan de salud

FRESNO -- La mañana del martes pasado, Kevin Hamilton se presentó ante el Consejo de Supervisores del Condado y describió la ineficiencias del programa médico que ofrece el condado para los adultos indocumentados y de bajos ingresos que no son elegibles para Medi-Cal.

A través del Programa de Servicios Medically Indigent (Indigentes en lo Médico), los adultos de bajos ingresos que no califican para Medi-Cal pueden recibir tratamiento y servicios en Community Regional Medical Center.

"Estamos hablando de gente que vive en áreas circunvencinas, y que viene al Community Medical Center -- la manera en que lo hacen es por ambulancia," dijo Hamilton, asistente de jefe de programas en Clínica Sierra Vista.

"Ellos se enferman, no se sienten bien, tienen una gripe, tienen un dolor de cabeza, y llaman una amulancia. No tienen el dinero para comprar gasolina para su automóvil y venir a la ciudad ... Y terminan en la sala de emergencias, por una migraña, por favor."

La situación pudiera mejorar con la implementación de un Programa de Salud para Bajos Ingresos, dijo Hamilton. Él insistió al consejo que no elimine los planes para el programa, una nueva iniciativa que se hizo disponible por medio de Affordable Care Act (Ley para Cuidado Asequible) y el "Bridge to Reform" (Enlace a la Reforma) del estado, una exclusión de Medicaid que usaría fondos federales para extender y mejorar el cuidado de la salud y la cobertura para la gente pobre y sin seguro médico en el condado.

"De seguro los costos se reducirán al ofrecer este cuidado -- qué tanto, no lo sé," dijo él.

A pesar de las súplicas de Hamilton y de otros defensores de la salud y de la comunidad, el consejo, después de casi tres horas de consideración y testimonio, votó 3-2 por retirar la solicitud al Programa de Salud para (Gente) de Bajos Ingresos, para que no se presente para consideración ante el Departamento de Servicios de Cuidado para la Salud del Estado.

El presidente del consejo Phil Larson, la vicepresidenta Deborah Poochigian, y la supervisora Judith Case votaron por retirar la solicitud, mientras que los supervisores Henry Perea y Susan Anderson votaron en contra de su retiro.

Con el voto, el condado llegó a ser el primero en el estado en retirar su solicitud para el programa, el cual tiene la intención de ayudar a los condados a prepararse para la expansión del Medi-Cal que llegará con la implementación de la ley federal para el cuidado de la salud en 2014.



Durante la audiencia, el oficial de salud del condado, Dr. Ed Moreno, elogió el concepto del Programa de Salud para (Gente) de Bajos Ingresos, diciendo que crearía un modelo de hogar médico para los pacientes de bajos ingresos, permitiéndoles recibir cuidado médico regular para condiciones crónicas como diabetes, hipertensión, enfermedades del corazón y del pulmón, y evitando que lleguen a la sala de emergencia o sean hospitalizados.

Pero, dijo él, no sería posible en lo financiero como para que el condado lo implementara.

De acuerdo a un contrato que fue firmado hace 15 años, el condado paga al hospitar cerca de $20 millones al año para proveer el cuidado médico a los indigentes e indocumentados, lo cual, según indica el hospital, cuesta cerca de $80 millones. Los encargados del hospital dicen que no pueden aceptar los riesgos financieros que presenta otro programa de salud.

El condado pudiera haber recibido tanto como $28 millones en fondos federales para igualar los costos del Programa de Salud para (Gente) de Bajos Ingresos. Los indocumentados no serían elegibles para el programa.

"Nosotros analizamos el riesgo financiero de contribuir para el Programa de Servicios Medically Indigent, el cual nosotros como condado tenemos una obligación de proveer y operar, y al mismo tiempo crear un nuevo sistema de cuidado -- en concreto un nuevo asunto para el cuidado de la salud, todo con $20 millones," dijo Moreno.

"Desgraciadamente, las juntas que tuvimos con Community Regional Medical Center revelaron que estamos en un lugar donde tenemos pocos fondos de ingreso local para apoyar el cuidado de los indigentes, comparado con otros condados del estado."

Stephen Walter, encargado de finanzas en Community, dijo que el hospital no puede aceptar las riesgos financieros del nuevo programa, dado el actual contrato. El programa actual, añade él, está funcionando bien.

"En MISP, los pacientes están recibiendo cuidado," dijo él. "No es el mejor cuidado organizado -- sería mucho mejor tener un doctor de cuidado primario, o un enfermero practicante, y todo eso -- pero sí tenemos un sistema en el que la gente está recibiendo buen cuidado."

Aunque la Supervisora Anderson, argumentó que el LIHP mejoraría el acceso que tiene la gente al cuidado médico y reduciría las visitas a la sala de emergencia, reduciendo el costo del cuidado.

"¿No es más caro hacerlo de la manera en que lo estamos haciendo?" dijo ella.

"Pudiéramos traer este dinero extra y hacerlo más eficientemente."



Después de la reunión, los defensores de la salud y la comunidad condenaron la decisión del condado.

En Fresno -- ciudad que tiene altos porcentajes de pobreza, y donde un 19.6 por ciento de los adultos no tienen seguro durante todo, o parte del año, según datos de UCLA -- los defensores dijeron que el programa sería un paso significativo hacia mejorar el acceso regular al cuidado médico, especialmente en las comunidades rurales.

Citando un reciente reporte del Centro de Trabajo de UC Berkeley, ellos dijeron que el programa también crearía cerca de 500 empleos.

"Es una pérdida de dinero real a nuestro sistema de salud y a nuestra economía," dijo Anthony Wright, director ejecutivo de Health Access, una organización de defensa para el cuidado del consumidor en el cuidado de la salud a nivel estatal. .

  Comments