Fresno

Rompiendo la barrera del idioma

La meta de Salvador Ortega era la de hacer una transición de los trabajos en la construcción y la agricultura, y llegar a ser un enfermero titulado.

Esa meta cambió después de que Ortega, un residente de Woodlake originario de Michoacán, México, contrajo un serio trastorno autoinmune en el 2010, y perdió todo movimiento y sensación del cuello para abajo.

Con la ayuda de una terapeuta física y una terapeuta ocupacional, Ortega ha recobrado mucho de su movimiento. Sin embargo, él todavía utiliza aparatos en los tobillos para poder caminar y tiene poco control del temblor de sus manos.

Pero nada de eso lo ha detenido de estudiar para prepararse para su nuevo empleo que ha soñado.

Como terapeuta físico, "Yo pudiera ayudar a mucha gente que necesita ayuda," dijo Ortega, en su estilo cálido y optimista, sin mostrar rasgo de su enfermedad.

Ortega es uno de los 11 estudiantes que hace poco completaron las 290 horas del Programa de Salud Vocacional de Inglés como Segundo Idioma, una colaboración entre Proteus, Inc. y Family HealthCare Network.

El programa entrena a los estudiantes que están aprendiendo inglés a llegar a ser promotores (trabajadores por la salud comunitaria), y les suministra las destrezas y el conocimiento que necesitan para seguir otras carreras en el campo del cuidado de la salud.

A través del programa, los estudiantes pasan 150 horas en el salón de clases, mejoran sus destrezas de comunicación en inglés, dominan la terminología en inglés, y aprenden destrezas para empleos.

Ellos también registran 140 horas de servicio de aprendizaje en Family HealthCare Network, donde ellos aprenden a registrar a familias en programas como Medi-Cal y Healthy Families, proven servicios de transporte, y presentan información sobre el asma y la diabetes en actividades como ferias de salud y remates.

"Ellos son únicos en sus talentos," dijo Isabel Olmos, coordinadora de programa en relaciones comunitarias de Family HealthCare Network, de los 11 estudiantes que terminaron el programa. "Ellos pueden hablar el idioma y son sensibles en lo cultural. ¿Qué más podemos pedir?"

Los estudiantes superaron barreras del idioma y asuntos familiares para participar en el programa. Pero la situación de Ortega sobresale, dijo Olmos.

Él fue hospitalizado una vez más en mayo.

"Él tiene una enfermedad ... pero él estaba allí con nosotros," dijo ella.

De hecho, dijo ella, su experiencia lo hizo un promotor especialmente efectivo, porque él pudo relacionarse con otras personas que tenían situaciones de salud que requieren de mantenimiento y atención.

Su enfermedad también lo inspiró a continuar trabajando para llegar a ser un terapeuta físico. Actualmente él está tomando clases en College of the Sequoias.

Hay tres lugares todavía para la próxima clase del Programa Vocacional de Salud de Inglés como Segundo Idioma.

Detalles: Larriann Torrez al (559) 733-5423.

  Comments