Fresno

Nuevos ciudadanos quieren hacer la diferencia en el país que les abrió as puertas

Más de 900 personas tomaron juramento a los Estados Unidos durante la ceremonia de naturalización llevada a cabo en el Centro de Convenciones de Fresno el 20 de agosto. Entre ellas estuvieron los esposos María y Pablo Gómez quien son originarios de El Salvador.
Más de 900 personas tomaron juramento a los Estados Unidos durante la ceremonia de naturalización llevada a cabo en el Centro de Convenciones de Fresno el 20 de agosto. Entre ellas estuvieron los esposos María y Pablo Gómez quien son originarios de El Salvador. mortizbriones@vidaenelvalle.com

Los esposos Pablo y María Gómez dejaron su país natal El Salvador hace más de cuatro décadas para tomar camino al norte en busca de una mejor vida para ellos y sus hijos.

La pareja salió del país devastado por la guerra un mes de diciembre, viajando a través de Guatemala y México para nunca regresar al lugar que los vio nacer.

“No quisimos regresar. La vida allá era muy fea,” dijo María Gómez, ahora de 63 años y la cual tiene la misma edad que su esposo. “Cuando nosotros nos venimos estaba la guerra civil y era demasiado.”

Los Gómez, quienes son originarios de la capital San Salvador, ahora viven en la ciudad de Clovis.

Ellos solamente tenían 18 años cuando salieron de su país con dos de sus hijos – un niño y una niña. Su tercer y último hijo nació en los Estados Unidos, país que les ha dado muchas bendiciones en sus vidas.

El pasado 20 de agosto, María y Pablo Gómez se encontraban entre más de 900 residentes del Valle Central que se convirtieron en ciudadanos estadounidenses durante la ceremonia mensual de naturalización llevada a cabo en el Centro de Convenciones de Fresno.

El Dr. Marshall Lancaster, Oficial de Servicios Supervisores de Inmigración de la Oficina de USCIS en Fresno, administró el Juramento de Lealtad a los 958 nuevos ciudadanos de 51 países.

Entre esas 958 personas estuvieron 533 de México, 108 de la India, 83 de las Filipinas, 20 de Laos, y también 26 del El Salvador, 4 de Argentina, 1 de Colombia, 3 de Costa Rica, 1 de Ecuador, 8 de Guatemala, 3 de Honduras, 1 de Nicaragua, 2 de Perú, y 1 de Venezuela.

El congresista Jim Costa, derecha, fue el orador de la ceremonia.

María y Pablo Gómez, ambos estaban contentos de poder tomar ese juramento juntos, ya que juntos llegaron a los Estados Unidos para comenzar una nueva vida.

“Muy feliz,” dijo Pablo Gómez de tomar ese paso.

“Muy feliz, no lo podemos creer,” agregó María Gómez.

Pablo Gómez dijo que pensaron que la solicitud para la ciudadanía iba a tomar como un año para procesarse.

“Pero gracias a Dios tomo un mes,” dijo Pablo Gómez del tiempo que tomó a que le dieran su cita, agregando que tomó otro mes para que le llamaran a su esposa.

Una vez en su entrevista, María Gómez dijo que ella le dijo a la persona que la estaba entrevistando. “que mi esposo se iba hacer ciudadano el 20 de agosto, y le dije yo, que mis hijos me preguntaron que si lo podemos hacer juntos. Me dijo él, ‘no sé, déjeme ver,’ y después cuando ya terminamos la entrevista me dijo, ‘tengo una buena sorpresa para usted. Usted se va a poder ser ciudadana con su esposo.’”

Dos de sus tres hijos estuvieron presente en la ceremonia y también los acompañaron dos de las hermanas de ella.

Una de las cosas que los motivó para hacerse ciudadanos fue el querer participar en las próximas elecciones.

“Querer votar,” dijo Pablo Gómez. “Hacer la diferencia. El país está en muy mal estado en este momento. Si podemos ayudar eso sería genial.”

María dijo no tener palabras para expresar lo que ella sentía mientras esperaban a que la ceremonia de naturalización diera inicio.

“Un poco nervioso, pero feliz,” dijo su esposo, agregando que ese momento tiene un gran significado para ellos.

“Hemos trabajado por años y le pudimos dar mejor vida a mis hijos y a nosotros también,” Pablo Gómez dijo.

“Tenemos una vida mejor aquí, no nos arrepentimos,” ella agregó.

Pablo Gómez dijo que cuando ellos llegaron a los Estados Unidos, se establecieron en el área de Ontario en el sur de California donde su suegro vivía.

“Y ahí conocimos a un amigo que era argentino y venia para Fresno,” dijo Pablo Gómez, “Y cuando llegamos acá fuimos bendecidos.”

Pablo Gómez, quien ahora está retirado, dijo que pudo encontrar trabajo inmediatamente en el Fresno.

“Hemos sido bendecidos,” él agregó.

“Una vida bastante diferente aquí,” dijo María Gómez quien aún sigue trabajando medio tiempo como asistente de personal. “Hemos tenido problemas y todo, de salud, pero hemos podido salir adelante.”

“Le estaba diciendo a mi esposo que gracias a dios no hemos aguantado hambre en este país y hemos tenido techo sobre nuestra cabeza,” ella dijo, agregando que eso no hubiera pasado si no hubieran emigrado a los Estados Unidos donde sus hijos que ya están casados pudieron tener una mejor educación.

“Hemos sido muy bendecido con la gente que hemos conocido, y siempre nos han ayudado,” ella dijo.

María G. Ortiz-Briones: 559-441-6782, @TuValleTuSalud

De dónde son:

1. México, 533; 2. India, 108; 3. Filipinas, 83; 4. Laos, 20; 5. El Salvador, 26; También: 4 de Argentina, 1 de Colombia, 3 de Costa Rica, 1 de Ecuador, 8 de Guatemala, 3 de Honduras, 1 de Nicaragua, 2 de Perú, y 1 de Venezuela.

Related stories from Vida en el Valle

  Comments