Fresno

Estudio busca mejorar la calidad de vida de mujeres hispanohablante con cáncer de seno en zonas rurales

Edelmira Ramos, (izquierda) junto a Josie Mejía, compartieron también sus experiencias como participante del estudio y como una compañera de las participantes.
Edelmira Ramos, (izquierda) junto a Josie Mejía, compartieron también sus experiencias como participante del estudio y como una compañera de las participantes. mortizbriones@vidaenelvalle.com

Se puede decir que la amistad entre Edelmira Ramos y Josie Mejía nació cuando ambas mujeres tomaron parte de un estudio que buscaba mejorar la calidad de vida de mujeres hispanohablante en comunidades rurales y que en un momento dado en sus vidas fueron diagnosticadas con cáncer de seno.

Ramos, quien vive en Visalia y que recibió el diagnóstico de cáncer de seno a los 55 años, tomó parte del estudio como una de las muchas participantes que viven en el área rural del Valle Central.

Mejía, quien fue diagnosticada con cáncer de seno a los 60 años, formó parte del estudio como ‘compañera,’ la cual se reunía con las participantes en sesiones de una en una para enseñar a las participantes el manejo del estrés y brindarles información sobre estilos de vida saludables y sobrevivencia.

Las sesiones de hora y media tomaban lugar una vez a la semana por el curso de 10 semanas desde la comodidad del hogar de la participante.

“Fueron tres años en el que yo hice el programa con 26, 27 mujeres,” dijo Mejía, quien tiene 65 años y vive en Visalia. “En el programa había participantes jóvenes y también mayores, de diferentes edades.”

Mejía viajó a lugares como Avenal, Lemoore, Armona, Hanford en el condado de Kings al igual que otros lugares para ser ‘compañera’ a otras latinas con cáncer de seno.

Las compañeras en el estudio que fueron entrenadas para el programa y también son sobrevivientes latinas de cáncer de seno.

Mejía dijo que Ramos, de 63 años, fue la segunda persona en el estudio a la que ella sirvió como ‘compañera,’ agregando que desde entonces se estableció esa amistad entre ellas.

Los resultados del estudio de tres años con pacientes locales con cáncer fueron presentados el jueves 8 de agosto en Visalia por Anna María Nápoles, directora científica del Instituto Nacional de Salud de las Minorías y Disparidades de Salud (NIMHD por sus siglas en inglés). Nápoles fungió como directora del Centro para el Envejecimiento en Comunidades Diversas de UCSF durante 27 años antes de trabajar con NIMHD en 2017.

Nápoles dijo que, con el estudio, “demostramos que podemos enseñar a las personas de la comunidad a ofrecer el programa. Así que hemos podido extender el alcance de los centros de cáncer a la comunidad.”

El estudio, llamado Nuevo Amanecer II, fue un proyecto de colaboración entre Kaweah Delta y la Universidad de California, San Francisco (UCSF).

“Hemos demostrado que este es un grupo muy vulnerable que necesita este tipo de programa. Por lo tanto, tenemos la esperanza de que en el futuro podamos continuar ampliando el programa,” dijo Nápoles.

“Ahora estamos en el proceso de decretar los resultados preliminares y publicaremos todos los materiales del programa, materiales de capacitación y resultados del estudio en la web,” dijo Nápoles, agregando que “recientemente enviamos los resultados por correo a los participantes y volvemos a los sitios que nos ayudan a compartir los resultados.”

Durante esta presentación tanto Ramos como Mejía compartieron también sus experiencias como participante del estudio y como una compañera de las participantes.

“Fue muy interesante porque tratábamos de todo,” dijo Mejía.

“El programa Nuevo Amanecer me fue de mucha ayuda,” dijo Ramos. “Fue de mucha ayuda porque me enseñaron como relajarme, como aceptarlo, como hablar con mi familia, y como poder tratar con el problema que tenía.”

“Ojalá que siga adelante, porque hay muchas latinas como yo que están pasando por esto y necesitamos esa ayuda,” Ramos, agregando que durante ese tiempo de su diagnóstico de cáncer ella se sentía sola que no era nadie.

Kaweah Delta en Visalia fue uno de los tres sitios de investigación en comunidades rurales y fue responsable de reclutar mujeres de los condados de Tulare y Kings para participar en el estudio y encontrar compañeras.

Los otros dos sitios de investigación estuvieron en las áreas de El Centro y Watsonville.

En el estudio de Visalia participaron 53 mujeres que viven de los condados de Tulare y Kings con cáncer de seno no metastásico y más de la mitad de todas las participantes en el estudio tenían Medi-Cal o no tenían seguro.

“Esta es una tendencia más nueva en la investigación, que devuelve los resultados de la investigación a los participantes, incluidos los sujetos del estudio. A menudo la gente nunca escucharía sobre los resultados, pero es importante hablar con los participantes sobre lo que se encontró,” dijo Chris Patty, director de Investigación en Kaweah Delta,

La Oficina de Investigación de Kaweah Delta, establecida en 2014, es parte de una red de investigación a nivel nacional y capacita a los médicos residentes de Kaweah Delta en métodos de investigación.

“Un beneficio inmediato es que Kaweah Delta aprenderá las mejores prácticas para cuidar a esta población,” dijo Patty.

Alma Torres-Nguyen, Coordinadora de Alcance Comunitario en Kaweah Delta, dijo que hay más trabajo por hacer para atender mejor a las pacientes de cáncer de mama de habla hispana para ayudarlas a reducir el estrés, pero el proyecto de colaboración ha sido un el comienzo.

“Este estudio ya nos ha dado algunas ideas sobre cómo mejorar,” Torres-Nguyen dijo.

Agradecemos mucho a todas las personas que participaron en el estudio y nos apoyaron todo el camino y realmente creen en nosotros,” Nápoles dijo.

María G. Ortiz-Briones: 559-441-6782, @TuValleTuSalud

  Comments