Special Reports

Papás jóvenes aprenden a balancear responsabilidades

Mientras se comía unos tacos en una popular taquería, Samuel Ramírez, de 18 años de edad -- quien tiene frenos en los dientes, bigote, y una barba de candado -- parecía ser un individuo entre la adolescencia y la vida adulta.

Eso es verdad en más de una manera. Samuel, quien se graduó de la preparatoria Roosevelt la semana pasada, también es el padre de Isaiah, de 8 meses de edad.

Ese acto de balanceo -- entre estudiante, empleado, hijo y padre -- se extiende a otros aspectos de su vida. Mientras terminaba sus clases esta primavera, Samuel trabajó en Home Depot para poder ayudar a mantener a su hijo.

Mientras se prepara para estudiar criminología en Fresno City College, con la esperanza de llegar a ser un oficial de policía para trabajar con la juventud, Samuel también está pensando en cuándo él y su novia puedan por fin mudarse a vivir juntos, y compartir las responsabilidades de criar a su hijo, quien nació prematuro y pesó sólo cuatro libras con tres onzas.

Samuel viene de una familia tradicional, dijo él, así que no quiere mudarse a vivir con su novia hasta que se casen. "Yo quiero tratar de seguir las reglas de mis padres y también lo que yo quiero," dijo él.

En muchos condados del Valle de San Joaquín, el porcentaje de embarazos entre adolescentes es más del doble del porcentaje del estado de 32.1 nacimientos por cada mil mujeres adolescentes.

Por ejemplo, en el Condado de Tulare, el porcentaje de nacimientos es de 78.2 nacimientos por cada mil latinas, según datos del Instituto de Salud Pública.

En gran parte están afuera de esos números -- y de los programas que dan soporte a los adolescentes que son padres de familia -- están los padres como Samuel.

"Históricamente, la prevención de embarazos ha sido un problema visto específicamente con las niñas y las mujeres jóvenes," dijo Héctor Sánchez-Flores, director de California Fatherhood Initiative del National Latino Fatherhood and Family Institute.

"Había una razón para ello: Claramente se puede ver el impacto en los padres de familia jóvenes cuando se ve a una madre de familia joven con un hijo, y todo el soporte que se necesita.

"Las mujeres jóvenes eran parte de la solución, pero los hombres jóvenes eran estrictamente parte del problema, y no eran parte de la solución."

El que los hombres jóvenes con frecuencia eran excluidos de los programas de crianza para padres de familia adolescentes -- y a veces de las vidas de sus bebés -- es una razón por la que el estereotipo del 'padre de familia adolescente ausente' se hace perpetuo, dijo Pedro Elías, un educador de salud de Planned Parenthood Mar Monte. Él ha trabajado con los padres adolescentes y con hombres jóvenes a través del Programa Male Involvement de Planned Parenthood.

"Yo creo que hay padres de familia jóvenes que quieren estar cerca de sus hijos, que quieren ayudar, y quieren participar y contribuir, pero no tienen el apoyo de ninguna de las familias, ni de la comunidad como entidad," dijo Elías.

Aunque sin ese apoyo, los padres de familia adolescentes -- y especialmente sus hijos -- se enfrentan a situaciones duras.

Los niños y niñas sin padres adolescentes tienen el doble de posibilidad de salirse de la escuela, el doble de posibilidad de abusar del alcohol y de las drogas, el doble de posibilidad de terminar en la cárcel, y son dos a tres veces más propensos a necesitar ayuda para problemas emocionales y de comportamiento, según indica National Campaign to Prevent Teen and Unplanned Pregnancy.

Las niñas adolescentes que no tienen un padre en sus vidas tienen el doble de posibilidades de iniciar su actividad sexual a temprana edad y son siete veces más propensas a embarazarse, a comparación de niñas que tienen a sus padres, según indicó la campaña.



Pero Samuel, así como César Gutiérrez de 18 años de edad, están atacando los estereotipos asociados con los padres de familia adolescentes.

La investigación sugiere que los padres de familia adolescentes tienen niveles de educación más bajos, de acuerdo a la Campaña Nacional. Pero al convertirse en padre de los gemelos Aiden César y Fabián Arron fue algo que simplemente inspiró a César, quien también se graduó recientemente de la preparatoria Roosevelt, para asistir a Fresno City en el otoño, y estudiar una carrera en educación.

Antes, "Yo sólo me quería graduar, y ahora quiero ir a la universidad," dijo César, hablando por encima de la música fuerte en la taquería. "Yo no quería una carrera, yo simplemente quería un empleo."

Ocho de cada diez padres de familia adolescentes no se casan con las madres de sus primero hijos, según datos de la campaña. Pero César espera casarse con su novia -- aunque dice que primero quiere comprarles una casa grande.

La pareja y sus dos hijos que ahora ya casi tienen un año y tres meses, actualmente vive en la casa de los padres de César.

"Mi papá siempre estuvo presente, ¿así que por qué no habría yo de estar con mis hijos?" dijo él.



Sentados lado a lado, ahora con sus platos de tacos vacíos, César y Samuel estuvieron de acuerdo en que sus vidas cambiaron desde que se convirtieron en padres de familia.

Ahora que tienen familia, Samuel dijo que él y su novia ya no salen como acostumbraban.

"Acostumbrábamos ir mucho al cine, pero ya no," dijo él. "No lo podemos llevar a él porque llora."

Cuando se le sugirió a Samuel que rentara películas en DVD, César respondió como todo un padre de familia con experiencia: "Van a quebrar los CDs," dijo él de sus hijos.

Ambos expresaron lo singular que es, como padres de familia adolescentes, el jugar un papel prominente en la vida de sus hijos.

César acostumbraba llevar a sus hijos al programa Parent and Child Education (PACE) de la escuela Roosevelt, del Distrito Escolar Unificado de Fresno. Samuel fue el único padre de familia adolescente que participó en un grupo de soporte semanal para madres de familia adolescentes en la preparatoria.

"¿Tu fuiste?" le preguntó César sorprendido, cuando supo que Samuel asistió a las reuniones semanales de las mamás adolescentes. "Me seguían pidiendo que fuera. Yo era el único papá (en el Programa PACE)."

El tipo de soporte que estos jóvenes le dan a sus novias y a sus hijos es de gran importancia, dijo Elías, de Planned Parenthood.

"Hay más cosas involucradas que solamente dar (dinero) -- ellos pueden hacer muchas otras cosas que no cuestan dinero, como estar allí y darle amor y una crianza a sus hijos," dijo Elías. "Eso va a durar mucho tiempo."

Aún así, la experiencia es una que Samuel y César no le recomiendan a otros jóvenes.

"No se vayan en serio," dijo César. Haciendo notar las posibles consecuencias de estar sexualmente activo, dijo él. "Si crees que van a tener relaciones sexuales, simplemente detente."

"No te vas a morir si te esperas unos cuantos meses, o algunos cuantos años -- por lo menos hasta terminar la preparatoria," dijo Samuel.

"Si no te puedes esperar hasta que salgas de la preparatoria (para estar sexualmente activo) ¿qué es lo que te hace pensar que se va a quedar contigo si tienes un bebé?"

  Comments