Special Reports

Rendirse no es parte de la solución

Yarikza Comparán se asustó cuando descubrió que estaba embarazada durante su onceavo grado en la preparatoria Franklin.

"En realidad no sabía qué hacer, pero mi mamá me dijo que todo iba a estar bien," dijo Yarikza ahora de 18 años.

A pesar de sus visitas semanales al hospital, haber estado en cama durante su último mes de embarazo de alto riesgo, y la presión de balancear su maternidad con el trabajo de la escuela, las sabias palabras de su madre fueron correctas.

"Hasta ahora todo ha estado muy bien," dijo Yarikza, cuyo hijo, Ángel Isaac, nació el Día de las Brujas (Halloween) el año pasado.

Desde el nacimiento de su hijo, las metas académicas y profesionales de Yarikza no se han debilitado.

Mientras sus papás cuidaban de Ángel, Yarikza -- integrante de la Sociedad de Honor Nacional de la escuela y del Círculo de Amigos, una organización para informar sobre discapacidades -- mantuvo sus calificaciones en la escuela. Ella se graduó del programa de Bachillerato Internacional de Franklin el 21 de mayo, y empezará a asistir a la Universidad de California en Merced en el otoño.

En vez de cambiar o limitar sus planes a futuro, Yarikza dijo que el nacimiento de su hijo la ha ayudado a reforzar la importancia de seguir una educación y una carrera. Ella espera ir a la escuela de medicina y llegar a ser pediatra.

"La gente hace un estereotipo de un embarazo a temprana edad, uno no va a seguir eso," dijo Yarikza. "Yo creo que uno lo puede usar como un ánimo para avanzar en la vida y lograr las metas."

Yarikza dijo que ha visto a otras mamás salirse de la escuela pero, dijo ella, "¿por qué es que yo me voy a dar por vencida si sé que puedo lograr lo que yo quiero?"

Sonia Comparán, la madre de Yarikza, dijo que estaba preocupada de que su hija se saliera de la escuela cuando se embarazó.

Pero, dijo ella, Yarikza "quiere seguir adelante, así que no tenemos otra opción más que ayudarla."

El nacimiento de Ángel no va a ser un obstáculo para los estudios de su hija, "sino algo que le ayude a que ella mejore," dijo Sonia Comparán, originaria de La Palma, Michoacán.

Hoy en día, Ángel sólo cuenta con siete meses de edad, pero a futuro, Yarikza dijo, "Yo espero que él tome en consideración todo el trabajo que he hecho, y que él mismo se esfuerce por un mejor futuro."

Ella dijo que lo apoyará en cualquier camino que él escoja, "siempre y cuando él no se rinda en su educación."

Su consejo para otras madres adolescentes es similar.

"No se rindan," dijo ella. "Porque pueden usar ese error para esforzarse para un mejor futuro."

  Comments