Varias personas cargan ayer el féretro de la menor Jakelin Caal Maquín durante un recorrido hasta el cementerio de la comunidad de San Antonio Secortéz en Guatemala. Después de realizar un recorrido por la recóndita comunidad de San Antonio Secortéz, en el norte de Guatemala, primero frente a la casa de su abuelo, luego al hogar de su mamá y a la iglesia, el cuerpo de Jakelin Caal Maquín ingresó al cementerio para su último adiós.
Varias personas cargan ayer el féretro de la menor Jakelin Caal Maquín durante un recorrido hasta el cementerio de la comunidad de San Antonio Secortéz en Guatemala. Después de realizar un recorrido por la recóndita comunidad de San Antonio Secortéz, en el norte de Guatemala, primero frente a la casa de su abuelo, luego al hogar de su mamá y a la iglesia, el cuerpo de Jakelin Caal Maquín ingresó al cementerio para su último adiós. EDWIN BERCÍAN Agencia EFE
Varias personas cargan ayer el féretro de la menor Jakelin Caal Maquín durante un recorrido hasta el cementerio de la comunidad de San Antonio Secortéz en Guatemala. Después de realizar un recorrido por la recóndita comunidad de San Antonio Secortéz, en el norte de Guatemala, primero frente a la casa de su abuelo, luego al hogar de su mamá y a la iglesia, el cuerpo de Jakelin Caal Maquín ingresó al cementerio para su último adiós. EDWIN BERCÍAN Agencia EFE