El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (c-i)recibe junto a su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, (c-d), el Bastón de Mando por parte de los representantes de los pueblos indígenas de México el 1 de diciembre, en Ciudad de México (México). El nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, asumió el 1 de diciembre el enorme desafío de impulsar un cambio radical en el país que acabe con la corrupción, la impunidad y la inseguridad al tiempo que aplicaría costosas medidas sociales en beneficio de las clases más desfavorecidas.
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (c-i)recibe junto a su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, (c-d), el Bastón de Mando por parte de los representantes de los pueblos indígenas de México el 1 de diciembre, en Ciudad de México (México). El nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, asumió el 1 de diciembre el enorme desafío de impulsar un cambio radical en el país que acabe con la corrupción, la impunidad y la inseguridad al tiempo que aplicaría costosas medidas sociales en beneficio de las clases más desfavorecidas. Sashenka Gutierrez EFE
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (c-i)recibe junto a su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, (c-d), el Bastón de Mando por parte de los representantes de los pueblos indígenas de México el 1 de diciembre, en Ciudad de México (México). El nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, asumió el 1 de diciembre el enorme desafío de impulsar un cambio radical en el país que acabe con la corrupción, la impunidad y la inseguridad al tiempo que aplicaría costosas medidas sociales en beneficio de las clases más desfavorecidas. Sashenka Gutierrez EFE