Politics & Government

Trump amenaza con la “guerra” a demócratas si le investigan desde Cámara Baja

El presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump (d), se retira tras hablar con el reportero de la CNN Jim Acosta (i) durante una conferencia de prensa en la Sala Este de la Casa Blanca en Washington, DC, EE. UU., el 7 de noviembre de 2018. El acceso a la prensa de la Casa Blanca de Acosta fue revocado después un incidente.
El presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump (d), se retira tras hablar con el reportero de la CNN Jim Acosta (i) durante una conferencia de prensa en la Sala Este de la Casa Blanca en Washington, DC, EE. UU., el 7 de noviembre de 2018. El acceso a la prensa de la Casa Blanca de Acosta fue revocado después un incidente. EFE

El presidente, Donald Trump, confió el 7 de noviembre en llegar a acuerdos con la nueva mayoría demócrata en la Cámara de Representantes, pero amenazó con cerrar la puerta a esa cooperación y “paralizar el Gobierno” con una “guerra” política si los progresistas abren investigaciones en su contra.

Aunque perdió el control de una de las dos cámaras del Congreso en las elecciones legislativas del martes, Trump perfiló hoy como “increíble” e “histórico” el resultado obtenido por su partido, e insinuó que su inminente batalla con la reforzada oposición al Ejecutivo le beneficiará de cara a su campaña de reelección en 2020.

“Si eso ocurre (y me investigan), vamos a hacer lo mismo (contra los demócratas desde el Senado), y el Gobierno se paralizará, y les echaré la culpa”, dijo Trump en una rueda de prensa en la Casa Blanca.

“Y eso probablemente será mejor para mí políticamente. Creo que sería extremadamente bueno para mí políticamente, porque creo que soy mejor en ese juego que ellos”, agregó.

Preguntado por si no le sería posible negociar con los demócratas en temas legislativos al mismo tiempo que se opone a cualquier investigación en su contra, Trump respondió que no.

“Si hacen eso, será la guerra”, alertó, al opinar que no se pueden hacer “ambas cosas simultáneamente”.

En un tuit matutino, Trump había amenazado con usar el control republicano del Senado para abrir investigaciones contra los demócratas por “filtración de información confidencial” y otros temas, en caso de que decidan indagar sobre él.

Los demócratas, que tomarán en enero las riendas de la Cámara Baja, han prometido reabrir la investigación del Comité de Inteligencia sobre la injerencia rusa en las elecciones de 2016, además de indagar en algunas políticas de Trump y usar su poder para exigir las declaraciones de impuestos del presidente.

Trump ha desechado la tradición presidencial de publicar anualmente su declaración de la renta, y hoy insistió en que esos documentos “están bajo auditoría” y son tan complejos que “la gente no los entendería”.

El mandatario combinó esas amenazas con alabanzas a la que probablemente será la próxima presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, a la que había criticado duramente durante la campaña electoral.

“Le doy un crédito enorme a Pelosi, ha trabajado muchísimo para conseguir las cosas. Espero que podamos trabajar juntos”, señaló.

Trump confió en llegar a acuerdos con los demócratas en temas como “infraestructuras y sanidad”, e incluso insinuó que negociar con una mayoría demócrata en la Cámara Baja puede darle mejores resultados legislativos que los obtenidos hasta ahora, con un Congreso controlado por los republicanos.

“Podría ser una situación bipartidista preciosa”, opinó.

Tras perder el control de ambas cámaras del Congreso en 2006, el entonces presidente George W. Bush admitió que habían “vapuleado” a su partido; mientras que Barack Obama resumió el resultado de las legislativas de 2010 como “una paliza”, después de que los republicanos le arrebataran el dominio en la Cámara Baja.

Pero Trump no quiso reconocer ningún tipo de derrota en los comicios del martes, e insistió en que su partido logró “algo muy cercano a una victoria completa”.

“Realmente creo que tenemos una oportunidad muy buena de llevarnos bien con los demócratas”, recalcó.

El mandatario centró su campaña en el Senado, y hoy enfocó su discurso triunfalista en el leve refuerzo de la mayoría republicana en esa cámara, donde se espera que su partido logre dos o tres asientos más.

“Anoche el partido republicano desafió la historia para expandir nuestra mayoría en el Senado (...). Esta elección marca el mayor avance en el Senado del partido de un presidente en su primer mandato desde por lo menos (el mandato del presidente John F.) Kennedy en 1962”, defendió.

Trump mencionó en tono burlesco a varios aspirantes conservadores que perdieron las elecciones y atribuyó esas derrotas de su partido a que los candidatos no se ligaron lo suficientemente a él.

“Mia Love no demostró ningún amor (love) por mí, y perdió. Qué pena”, dijo en referencia a una candidata a un escaño en Utah.

Sessions EFE 663.jpg
Fotografía de archivo del 16 de octubre de 2018 del fiscal general de los Estados Unidos, Jeff Sessions, durante una declaración en el Departamento de Justicia, en Washington, DC (EE. UU.). El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció, el miércoles 7 de noviembre de 2018, la salida del fiscal general del país, Jeff Sessions, que presentó su dimisión del cargo a petición del mandatario. Estamos encantados de anunciar que Matthew Whitaker, jefe de gabinete del fiscal general Jeff Sessions en el Departamento de Justicia, se convertirá en el fiscal general en funciones de EE.UU.”, anunció el presidente en Twitter. Jim Lo Scalzo EFE

Casa Blanca niega que despido de Sessions genere una “crisis constitucional”

La Casa Blanca negó hoy que EE.UU. haya entrado en una “crisis constitucional” tras el despido del fiscal general estadounidense, Jeff Sessions, y dijo que el presidente Donald Trump no ha solicitado por ahora que el Departamento de Justicia limite la investigación sobre la trama rusa.

“Esta no es una crisis constitucional”, afirmó la consejera de Trump, Kellyanne Conway, en declaraciones a los periodistas en la Casa Blanca.

La oposición demócrata ha prometido investigar la salida de Sessions, quien renunció este miércoles a su cargo a petición de Trump después de meses de tensiones entre ambos; y un senador de ese partido, Joe Manchin, opinó hoy que ese cambio sitúa al país “al borde” de una crisis constitucional.

Trump nunca perdonó a Sessions que se apartara de todo lo relacionado con la investigación de la trama rusa que dirige el fiscal especial Robert Mueller, debido a sus contactos con Moscú.

El mandatario nombró como sustituto temporal de Sessions al que era su jefe de gabinete, Matthew Whitaker, y le concedió la autoridad para supervisar las pesquisas del fiscal especial, arrebatándosela al vicefiscal general de EE.UU., Rod Rosenstein, quien tenía esa responsabilidad desde hace un año y medio.

El año pasado, Whitaker escribió una columna de opinión para la cadena CNN en la que advirtió de que Mueller estaba “peligrosamente cerca de cruzar” una “línea roja”, en referencia a su indagación sobre los posibles lazos financieros de Trump con Rusia.

Eso ha despertado temores de que, ahora que está al frente de la investigación de Mueller, pueda limitar su alcance o recortar su presupuesto.

Preguntada hoy por si Trump ha pedido a Whitaker que constriña la investigación de Mueller, Conway respondió: “No, el presidente no le ha instruido a que haga nada, solo a que sea el fiscal general en funciones”.

No obstante, la asesora no quiso contestar a la pregunta de si ambos habían hablado de la indagación sobre la trama rusa y recordó que el presidente quiere que esa pesquisa acabe cuanto antes.

“¿Por qué querría el presidente prolongar la investigación de Mueller? No tiene sentido”, señaló Conway, quien insistió en que la Casa Blanca no ha “impedido en absoluto” el avance de esa pesquisa hasta ahora.

Trump está considerando candidatos para reemplazar permanentemente a Sessions, y hoy se reunió en la Casa Blanca con el senador republicano Lindsey Graham, uno de sus aliados más cercanos y que suena entre los posibles aspirantes, aunque ha negado estar interesado en el cargo.

  Comments