Politics & Government

Trump planea acabar con el derecho a la ciudadanía para los nacidos en EE.UU.

El presidente estadounidense, Donald J. Trump, participa en la cumbre Liderazgo de la Juventud Afroamericana en la Casa Blanca.
El presidente estadounidense, Donald J. Trump, participa en la cumbre Liderazgo de la Juventud Afroamericana en la Casa Blanca. Agencia EFE

El presidente estadounidense, Donald Trump, afirmó hoy que planea poner fin a la “ridícula” ley que permite el derecho a la ciudadanía a todos los niños nacidos en territorio estadounidense, algo establecido explícitamente por la Constitución del país.

“Somos el único país en el mundo donde una persona viene y tiene un bebé, y el bebé es esencialmente un ciudadano de EE.UU. por 85 años, con todos los beneficios,” indicó Trump en una entrevista con el diario digital Axios.

Trump no mencionó que, además de EE.UU., también Canadá tiene una norma similar que otorga la ciudadanía a los nacidos en su territorio.

“Es ridículo. Ridículo. Y tiene que acabar,” agregó.

Durante la campaña electoral de 2016, Trump ya exploró la idea, aunque los expertos consideran que se enfrenta a notables obstáculos y desencadenaría un prolongada batalla legal por ser parte explícita de la Constitución del país.

Somos el único país en el mundo donde una persona viene y tiene un bebé, y el bebé es esencialmente un ciudadano de EE.UU. por 85 años, con todos los beneficios.

Presidente Donald J. Trump

En la decimocuarta enmienda de la Carta Magna de EE.UU. se establece que “todas las personas nacidas o naturalizadas en EEUU, y sujetos por tanto a su jurisdicción, son ciudadanos de EE.UU. y del estado en el que residen.”

“Siempre me han dicho que necesitabas una enmienda constitucional. ¿Y sabes qué? No hace falta (...) Ahora dicen que puedes hacerlo solo con una orden ejecutiva,” dijo Trump, quien no ofreció detalles al respecto y se limitó a señalar que había discutido la cuestión con sus asesores legales de la Casa Blanca.

El plan estaría dirigido a los hijos e hijas de inmigrantes en situación ilegal en el país y no se aplicaría a personas con permiso de residencia.

Desde su llegada a la Casa Blanca en 2016, el mandatario republicano ha defendido una política de mano dura contra la inmigración y llegó a prohibir la entrada en EEUU de los ciudadanos de varios países de mayoría musulmana al asegurar que suponía un riesgo para la seguridad nacional.

El endurecimiento de su política migratoria coincide con el final de la campaña electoral para las legislativas del 6 de noviembre, en las que los republicanos buscan mantener la mayoría en el Congreso.

Pence respalda propuesta de Trump

El vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, respaldó la propuesta del presidente Donald Trump de acabar con las leyes que conceden la ciudadanía a los nacidos en el país y alegó que es un asunto sobre el que nunca se ha manifestado el Tribunal Supremo.

“En primer lugar hemos de reconocer que tenemos una crisis en la frontera sur (...) Y la ciudadanía por nacimiento es parte de ello,” consideró Pence durante una conferencia organizada por el diario Politico en Washington.

El vicepresidente aseguró que la actual legislación migratoria no funciona, por lo que, a su juicio, es necesario cambiar las leyes, ya que en la actualidad “los vacíos legales” existentes ejercen de “imán” para quienes quieren entrar ilegalmente en el país.

636759179791985513
El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, apoya la propuesta de quitar el derecho de ciudadanía a todos los niños nacidos en territorio de los Estados Unidos. ERIK S. LESSER Agencia EFE

La decimocuarta enmienda de la Constitución estadounidense establece que “todas las personas nacidas o naturalizadas en Estados Unidos, y sujetas por tanto a su jurisdicción, son ciudadanos de Estados Unidos y del estado en el que residen,” por lo que algunos analistas han aseverado que el mandatario no podrá actuar por decreto y los demócratas lo han tachado de “inconstitucional.”

“El Tribunal Supremo nunca se ha manifestado sobre si se refiere a gente que se encuentra en el país ilegalmente,” declaró Pence,

El funcionario también se refirió a la decisión de la Casa Blanca de desplegar 5,200 militares en la frontera sur del país para ayudar al Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) en labores de control fronterizo.

Pence defendió la necesidad de este despliegue debido a la caravana de migrantes que en estos momentos recorre México en dirección al país.

“Esta caravana que viene desde el sur preocupa a millones de personas (...). Está organizada por grupos de izquierda de Honduras y financiado – al menos en parte – por Venezuela,” aseguró el vicepresidente.

Preguntado sobre si este tipo de mensajes han podido servir para polarizar al pueblo estadounidense y motivar algunos actos de violencia recientes, como la matanza de once personas el pasado sábado en una sinagoga de Pittsburgh o el envío de bombas a figuras demócratas la semana pasada, Pence rechazó esta premisa.

“Tenemos que hacer responsable al autor de los hechos. Es importante no vincular los ataques terribles -como el de Pittsburgh o la amenaza por correo- con el debate público,” concluyó.

  Comments