Nation & World

Se expande la industria de los juegos de azar en la Florida

Días después que un juez de ley administrativa falló el mes pasado que las carreras de barriles que se celebraron en un nuevo hipódromo en el Norte de la Florida no eran un legítimo deporte de apuestas mutuas, los reguladores estatales confeccionaron una licencia para permitir que carreras de “banderas caídas”, las primeras de su tipo en el estado, las sustituyeran.

En los dos últimos años, los mismos reguladores han permitido a los operadores de máquinas de juegos de azar en los condados de Miami-Dade y Broward juegos que representan ruletas electrónicas y dados, que un permiso inactivo de jai alai se usara para ampliar el número de máquinas de juegos de azar en Magic City Casino y que la Pista Tampa Bay Downs and Gulfstream llevara a cabo una carrera de una sola ocasión en junio para que pudiera ofrecer todo el año transmisiones simultáneas de carreras de caballos de pura sangre.

Este es solo un grupo de decisiones de los reguladores estatales que han realmente ampliado la marca de los juegos de azar en la Florida bajo el gobernador Rick Scott.

“Hay varios abogados listos por ahí y vemos muchas decisiones extrañas”, dijo Kent Stirling, director ejecutivo de la Asociación Benevolente y Protectora de los Jinetes de la Florida, al Herald/Times. “Si la ley no dice específicamente no, la respuesta del departamento parece ser, siempre, sí”.

Las decisiones no han dejado de ser notadas por los principales líderes legislativos, quienes han ordenado un estudio general de los juegos de azar en la Florida. Ellos dicen que desean que el debate incluya la expansión del juego de azar basada en las lagunas jurídicas, así como una discusión sobre si la autorización de casinos en centros turísticos es presionada por los gigantes mundiales de los juegos de azar.

El lunes, los legisladores recibieron la primera de dos partes del estudio de $388,000 ordenado a Spectrum Gaming Group, con sede en Nueva Jersey y experto en el análisis de juegos de azar. La segunda parte vendrá en octubre y los legisladores esperan recomendar en marzo cambios que podrían incluir si se aprueban o no los juegos de azar en centros de destino turístico.

“Es necesario para la Legislatura analizar muy cuidadosamente todos los estatutos con la meta de posiblemente rescribirlos para agregar clarificación”, dijo el senador Garret Richter, republicano por Naples y presidente de la Comisión de Juegos de Azar del Senado, que llevará a cabo la revisión durante la próxima sesión de la Legislatura.

El senador John Trasher, republicano por San Agustín, un veterano de la ley de juegos de azar quien una vez cabildeó a favor de la pista de perros de Jacksonville, cree que el fracaso de la Legislatura para reformar sus leyes de juegos de azar ha llevado a una expansión involuntaria de los mismos.

“Hay personas que buscan las brechas legales y esto amplía los juegos de azar”, dijo Trasher. “Estoy a favor de cerrar las brechas legales. No estoy a favor de la expansión de los juegos de azar en la Florida”.

Los abogados de la División de Apuestas Mutuas del Departamento de Regulaciones Empresariales y Profesionales de la Florida (DBPR) no comentaron el viernes cuando se les preguntó sobre el patrón de los fallos.

“El DBPR es una agencia regulatoria que implementa las leyes creadas por la Legislatura”, dijo Ronnie Whitaker, jefe de personal de DBPR.

Un borrador de la primera parte del informe Spectrum sugiere que “la tendencia financiera general para los lugares de apuestas mutuas de la Florida ha sido una continua espiral hacia abajo. Pero si la Legislatura se abstiene de establecer un plan general para los juegos de azar, como ha ocurrido en el pasado, el informe alerta que habrá consecuencias.

“Basado en nuestra investigación y experiencia en la Florida y otras partes, los juegos de azar se desarrollarán en la Florida, cree o no la Legislatura de la Florida un plan y lo ponga en acción”, concluye el borrador del informe. “Sin embargo, a falta de cualquier plan, esa evolución sería desordenada y estaría muy alejada de responder a, o hacer avanzar cualquier meta de política pública”.

El actual embrollo de las regulaciones muestra cuán desordenadas están las cosas.

El año pasado, el estado permitió que los operadores de las máquinas de juegos de azar administraran en Miami-Dade y Broward juegos electrónicos que imitan a las ruletas y los juegos de dados. El cambio introduce preguntas sobre si los juegos parecidos a los de los casinos violan el pacto de juegos de azar que le da a la Tribu Seminole derechos exclusivos para operar en la Florida juegos como los de los casinos.

Related stories from Vida en el Valle

  Comments