Nation & World

Partido dominicano expresa preocupación por embajador gay

El minoritario partido dominicano Movimiento Izquierda Unida (MIU), aliado del oficialismo, expresó el lunes en una carta enviada al Senado de EEUU su preocupación por la designación de James ‘Wally’ Brewster, un activista homosexual, como nuevo embajador estadounidense en el país.

En la carta remitida al presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de los EEUU, Robert Menéndez, el presidente del MIU, Miguel Mejía, criticó el hecho de que la administración de Barack Obama haya propuesto a Brewster para el cargo “sin tomar en cuenta peculiaridades culturales y principios religiosos del pueblo dominicano”.

Mejía, quien ocupa el cargo de ministro para Políticas de Integración Regional, señaló en su carta que “como era de esperar” la propuesta de Obama “ha despertado una aguda polémica en la sociedad dominicana, en la que intervienen periodistas, analistas políticos, diplomáticos, los más altos representantes de las iglesias, funcionarios del Gobierno y voceros de la sociedad civil”. De acuerdo con el funcionario, dicha designación ha puesto al presidente dominicano, Danilo Medina, “en una situación incómoda y delicada”.

Para Mejía, “la loable intención de luchar contra la discriminación en el terreno de las preferencias sexuales, o en cualquier otro campo, no puede sustraerse al entorno en que dicha lucha se lleva a cabo y lo contraproducente que puede ser, si no toma en cuenta la idiosincrasia, la cultura, las tradiciones, las costumbres y hasta los principios religiosos del resto de las naciones del planeta”.

“Una decisión de este tipo debió ser bien pensada, sopesada y adecuadamente consensuada, con la participación de la parte dominicana”, dijo Mejía, para quien “persistir en un enfoque de imposiciones sólo dañará la imagen de su país en el nuestro y afectará las tradicionales relaciones de respeto y mutua simpatía que nos unen”.

El funcionario subrayó que en este momento “crucial” de la historia, la República Dominicana y Estados Unidos “requieren abordar, con seriedad y responsabilidad, otros temas prioritarios de su agenda, no precisamente los que ocupan al Sr. Brewster”.

Por lo que consideró que “mucho mejor hubiese sido el envío de un diplomático de carrera, con experiencia en la lucha”.

Esto, porque según dijo, “el aval que exhibe el nominado no va precisamente en estas direcciones, siendo opinión generalizada, dentro de su propio país, y reflejado por la prensa, que con esta y otras nominaciones de los últimos tiempos, el presidente Obama estaría promoviendo a los más altos cargos del servicio exterior a personas que se destacaron en las recaudaciones del partido Demócrata, durante la anterior campaña electoral”.

“De ser cierta tal percepción, se estaría confundiendo, peligrosamente, los campos de la política interior con los de la política exterior”, opinó.

Mejía indicó que “si de verdad se quiere luchar por los derechos humanos y contra las discriminaciones, empecemos por puntos mucho más sensibles y estratégicos que el de las preferencias sexuales de las personas, como son el derecho de todos, sin excepción, a la vida, a la salud, la educación, la cultura y el deporte”, entre otros.

Por último, confió en que el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de los EEUU tome en cuenta sus opiniones y evalué la nominación de Brewster “de manera ponderada y lúcida, tomando la mejor decisión posible, la misma que ha de fortalecer, no debilitar, las tradicionales relaciones de respeto, afecto y simpatía que han unido a nuestros pueblos y Gobiernos”.

Desde que el pasado 21 de junio Obama anunció el nombramiento de Brewster, las críticas por parte, en su gran mayoría, de los grupos religiosos dominicanos no han dejado de producirse.

Uno de los más críticos ha sido el obispo auxiliar de Santo Domingo, monseñor Pablo Cedano, quien ha expresado su “esperanza” de que su nombramiento no salga adelante ya que en caso de que, a falta de las audiencias y la confirmación pertinente del Senado, se apruebe, “va a sufrir y tendrá que irse”.

Brewster, cuyo nombramiento está sujeto a un proceso de audiencias y confirmación en el Senado de Estados Unidos, fue un partidario activo en la recolección de fondos de la campaña de reelección de Obama el año pasado.

  Comments