Nation & World

Reparación de emblemático Capitolio de La Habana tomará cinco años

La reparación general del emblemático Capitolio Nacional de La Habana, que comenzó en 2011, tomará unos cinco años, el mismo tiempo que tardó su construcción, debido a la complejidad de esos trabajos, informó este domingo el historiador de la ciudad, Eusebio Leal.

“Llevamos dos años. Posiblemente nos queden tres más de trabajo. Es decir, podríamos demorarnos cinco años, un tiempo similar al que se empleó en la construcción”, dijo Leal, en una entrevista publicada en el diario Juventud Rebelde.

Leal, designado en 1981 al frente de la restauración y conservación del Centro Histórico de La Habana, destacó que la demora responde al deterioro del edificio que ha sufrido durante años el impacto de la “salinidad” por estar muy próximo al mar, la fuerza de “los vientos del norte y huracanes”.

En el deterioro del Capitolio, cuya construcción comenzó en 1927 y concluyó en 1931, a pesar de que fue inaugurado en 1929, también incidieron, “los diversos usos que se le dio a la edificación”, añadió el historiador.

Destacó que, además de acoger al Congreso cubano desde 1929 a 1959, cuando triunfó la revolución de Fidel Castro, el inmueble fue sede del Museo de Ciencias Naturales, de la Academia de Ciencias y del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, con sus correspondientes “adaptaciones”.

Al tomar el poder en 1959, Fidel Castro dedicó los edificios públicos monumentales a otros fines, pero Leal anunció en abril que el actual Parlamento cubano regresaría a sesionar en el Capitolio, una vez concluida su reparación.

“No se puede luchar permanentemente contra los fantasmas. Hay un momento en el que se hace un punto final y se comienza la historia, dijo Leal en la entrevista y subrayó que fue el presidente Raúl Castro quien sugirió que ”un día habría que regresar al Capitolio“.

Construido tomando como referencia el famoso edificio del Congreso de Washington, el Capitolio, que tiene 13.484 metros cuadrados y posee una amplia área circundante de jardines, devino en símbolo de La Habana, junto al Castillo del Morro, la Catedral y el Malecón.

Related stories from Vida en el Valle

  Comments