Nation & World

Ciudades del condado niegan que dejan sus desamparados en el ‘downtown’ de Miami

Cuando el agente de la policía de Miami Beach Ysidro Llamoca se encontró a Jamie McNeil – sin camisa, sin zapatos, sin afeitar y desaliñado – el residente de la playa se preparaba para dormir de nuevo en las dunas de arenas de Lummus Park.

En lugar de molestar al desamparado, Llamoca le ofreció ayuda. Quince minutos después, McNeil, de 34 años, estaba en un van blanco operado por el equipo de contacto con los desamparados de la ciudad, encaminándose a un refugio en el Centro de Asistencia a los Desamparados en Miami.

El tratamiento de la semana pasada estuvo lejos del reclamo de que los agentes de Miami Beach trasladan a sus desamparados a través del MacArthur Causeway y los depositan en las calles del downtown de Miami. La aseveración ha sido repetida por el presidente de la Comisión de Miami, Marc Sarnoff, como parte de su reciente cruzada para sacar a los desamparados del atribulado distrito comercial del downtown.

“Hemos atrapado a Miami Beach dejando personas en la ciudad [de Miami]”, dijo recientemente Sarnoff al Miami Herald, acusando a la policía de Aventura, Surfside y Coral Gables de las mismas prácticas. “El downtown de Miami se ha convertido en el vertedero para los desamparados de Miami-Dade”.

Pero las ciudades que citó negaron el reclamo. Y mientras los defensores de los desamparados han oído por mucho tiempo rumores sobre la práctica, dicen que no hay pruebas para apoyarlos.

“Nunca vi o recibí un informe real de que esto sucediera”, dijo Hilda Fernández, directora ejecutiva del Fideicomiso de los Desamparados de la ciudad.

La razón más probable para que tantos desamparados se congreguen en Miami, dijo Fernández, es que el Hospital Jackson Memorial, la corte del condado y varios centros de intervención de crisis se encuentran en el downtown. El downtown de Miami también tiene una estación Greyhound. El modesto precio del servicio de autobuses hace que los desamparados viajen hacia y desde Miami.

El Fideicomiso de Desamparados tiene programado discutir el lunes, entre otras cosas, una propuesta para financiar más camas en los refugios en el downtown y finalizar su presupuesto.

Los reclamos de que se deja a los desamparados no es nueva. Al alegar sobre la necesidad de prohibir que se dé comida en las calles en el 2004, el ex administrador de la ciudad Joe Arriola se quejó de que Miami había sido por mucho tiempo el vertedero de los desamparados de la ciudad.

El debate se renovó en abril, cuando la comisión de la ciudad decidió pedirle a un juez cambios en un arreglo legal de 1998 conocido como Pottinger vs. Miami. El acuerdo prohíbe a la policía de Miami arrestar a desamparados por ofensas menores sin ofrecerles primero una cama en un refugio.

Sarnoff, quien también preside la Autoridad de Desarrollo del Downtown (DDA), alega que los estrictos parámetros de Pottinger han prevenido a los dirigentes de la ciudad retirar a unos 500 desamparados de las calles de Miami. La mayoría de los refugios locales están a su máxima capacidad, lo que significa que la policía puede hacer poco para castigar a los desamparados que orinan en la calle o hacen fuegos para cocinar en parques públicos.

Sarnoff destacó que otras municipalidades no están sujetas a las mismas reglas, y dijo que ellos algunas veces llevan a sus desamparados a Miami. El reclamo, agregó, se basa en anécdotas que ha escuchado de agentes de la policía de Miami y varios de sus constituyentes del downtown.

Napier Velázquez, portavoz de la policía de Miami, dijo que el departamento “no tiene documentación” de que otras municipalidades dejen desamparados en las calles de Miami. Las anécdotas, sin embargo, incluyen un relato de primera mano del abogado Jay Solowsky, quien dijo que vio a un policía de Coral Gables dejar a un desamparado cerca del 150 de la Calle W. Flager una noche en el 2009.

“Observé un auto de la policía de Coral Gables dejar a una persona que era muy claramente un desamparado, aseguró Solowsky, quien trabaja en la firma legal de Sarnoff y sirve como abogado pro bono para el DDA. “He visto situaciones similares, pero no me fijé qué municipalidad estaba involucrada”.

Sin embargo, la policía de Coral Gables negó el reclamo.

“No es nuestra política ni nuestra práctica relocalizar desamparados en otras jurisdicciones”, dijo el agente Dean Wellinghoff, un portavoz del departamento. “Por lo general, recibimos llamadas de que un desamparado bloquea la entrada a un negocio. Simplemente le pedimos a esa persona que se vaya”.

El sargento Chris Goranitis, portavoz de la policía de Aventura, negó alegaciones similares dirigidas a su departamento.

“Esto es completamente falso y nada práctico”, dijo Goranitis a The Miami Herald. “No habría absolutamente ninguna razón para viajar varias millas hasta la ciudad de Miami cuando hay un refugio de desamparados a minutos de nuestra ciudad situado en el 1203 de N. Federal Hwy. en Hollywood”.

Ambos departamentos, así como el de la Policía de Surfside, dicen que tienen una población de desamparados relativamente pequeña. Fuera de los límites de Miami, sólo 124 personas viven en las calles al norte de Kendall Drive, de acuerdo con el último censo del Fideicomiso de Desamparados de Miami-Dade. Otros 66 viven al sur de Kendall Drive.

La segunda mayor concentración de desamparados está en Miami Beach: 138 según contó en enero el Fideicomiso de Desamparados.

El sargento Bobby Hernández, portavoz de la policía de Miami Beach, dijo que su departamento puede haber cruzado a personas a través del puente hacia Miami hace dos décadas, pero no lo hace ahora. El departamento sigue las mismas reglas que Miami, agregó, incluso cuando no hay una corte que requiera que Miami Beach albergue a los desamparados. Y un agente se encuentra en el equipo de contacto con los desamparados, junto con varios profesionales de servicios sociales.

“No estamos dejando a nadie en el downtown de Miami”, aseguró Hernández. “Eso no es verdad. Lo que hemos hecho es designar a un agente para localizar, identificar y asistir a cada desamparado que tenemos en Miami Beach”.

Related stories from Vida en el Valle

  Comments