Nation & World

Obama rinde homenaje a Mandela

El presidente estadounidense, Barack Obama, rindió homenaje, este jueves en Dakar al ex mandatario sudafricano Nelson Mandela, al que calificó de “héroe para el mundo”, y brindó su apoyo a los homosexuales africanos perseguidos.

Mandela, de 94 años, hospitalizado desde hace tres semanas en Pretoria, “es un héroe para el mundo y, cuando se vaya de este mundo (…), todos sabemos que su legado es uno de los que perdurarán en el tiempo”, afirmó Obama en una conferencia de prensa.

Sin duda, el pensó en él cuando visitó en la tarde del jueves la isla de Gorea, frente a las costas de Dakar, de donde salieron para el nuevo mundo millones de esclavos, después de que lo hiciera Mandela en 1991, un año después de salir de la cárcel donde el régimen racista del apartheid lo confinó 27 años.

“Es un momento muy fuerte”, dijo Obama en Gorea, antes de agregar que “naturalmente, para un afroamericano, un presidente africano americano, poder visitar este lugar, creo, me da aún más motivaciones en términos de derechos humanos en todo el mundo”, señaló.

Barack Obama, un mestizo cuyo padre era keniano, viajó acompañado a Gorea por su esposa Michelle, una descendiente de esclavos, y sus hijas Malia y Sasha.

Sus predecesores Bill Clinton y George W. Bush también visitaron la isla de Gorea en 1998 y el 2003, una ceremonia imprescindible para todas las personalidades que llegan a Dakar.

Interrogado por la prensa que lo acompaña, el presidente calificó de “victoria para la democracia estadounidense” la decisión de la Corte Suprema de Justicia a favor del matrimonio gay en Estados Unidos.

El presidente de Estados Unidos aprovechó la ocasión para brindar su apoyo a los homosexuales perseguidos en la mayoría de los países de Africa.

“Mi opinión es que independientemente de la raza, la religión, el género y la orientación sexual, en lo que concierne a la ley, todos debemos tener los mismos derechos”, declaró Obama en Dakar.

Pero el presidente anfitrión, el senegalés Macky Sall le respondió que aunque “muy tolerante”, su país “todavía no está preparado para despenalizar la homosexualidad”.

Recientemente, excluyó la adopción de una ley para autorizar la homosexualidad en Senegal, exigida por organizaciones de defensa de los derechos humanos.

Pese a esta divergencia, Obama y Sall aseguraron que comparten los mismos valores en lo que respecta a la “democracia” y a la “buena gobernanza”.

“Senegal es una de las democracias más estables en Africa y uno de los socios más fuertes que tenemos en la región”, aseguró Obama.

“Está llevando a cabo reformas para reforzar las instituciones democráticas. Creo que Senegal puede ser un gran ejemplo”, aseguró, y elogió el progreso “impresionante” que todo el continente africano está haciendo para mejorar la democracia y el refuerzo de los derechos de sus ciudadanos, sobre todo en Ghana y Costa de Marfil.

Senegal, ex colonia francesa, se independizó en 1960 y nunca ha conocido un golpe de Estado, lo que ha recordado el mandatario estadounidense.

Senegal es una excepción en Africa occidental, una región azotada por la violencia política y militar, en particular el vecino Malí, hundido en la crisis tras el golpe de Estado de marzo del 2012. Esto precipitó la caída del norte maliense en manos de grupos islamistas armados vinculados con Al Qaida, lo que precipitó la intervención militar franco-africana para expulsarlos.

En los alrededores del palacio presidencial donde tuvo lugar el encuentro de Obama y Sall y su conferencia de prensa conjunta, resonaron los tam-tam y gritos de bienvenida de los centenares de personas que querían saludar al presidente estadounidense.

En cambio, el centro de Dakar estaba prácticamente desierto debido a las draconianas medidas de seguridad impuestas con motivo de esta ilustre visita.

Tras el banquete oficial ofrecido por el presidente Sall, Obama, que llegó el miércoles a Dakar, tenía previsto pasar su última noche en tierras senegalesas antes de iniciar viaje el viernes por la mañana a Sudáfrica, una visita que podría verse alterada si muere Mandela, el primer presidente negro de Sudáfrica y héroe de la lucha antiapartheid, que se encuentra en estado muy grave en un hospital de Pretoria.

Obama tiene previsto visitar también Tanzania en su primera gira africana.

col-stb/mrb/jlb/meb/af

  Comments