Nation & World

Amiga de Trayvon Martin narra su conversación final con joven muerto en Florida

Rachel Jeantel, una amiga del joven negro asesinado en 2012 Trayvon Martin, considerada en la corte de Sanford como la “testigo estrella” de la fiscalía en el juicio contra George Zimmerman, detalló el jueves cómo la víctima le comentó que un tipo “repugnante” lo perseguía.

Jeantel, una joven de 19 años de Miami -sur de Florida-, viajó más de 400 km hasta Sanford, en el centro del estado, para dar su testimonio como la persona que habló los últimos 19 segundos con Martin, quien con la “respiración cortada”, presumiblemente apurado y asustado, le dijo que alguien lo seguía.

“Un tipo repungnante me está siguiendo”, habría dicho Martin, según Jeantel, agregando otra frase peyorativa en inglés para denominar a los blancos de clase baja del sur del país.

La llamada se cortó y Jeantel no supo más de su amigo hasta dos días después, cuando se enteró de su muerte.

Jeantel subió al podio de los testigos por primera vez el miércoles, y el jueves fue interrogada por más de cuatro horas con especial agudeza por el abogado defensor de Zimmerman, Don West.

West intentó encontrar insconsistencias en el testimonio y también quiso buscar una explicación de por qué para esta testigo se trató desde el principio de un caso de racismo.

El miércoles, Jeantel mostró una actitud defensiva y utilizó modismos callejeros al hablar, lo que provocó varias interrupciones por parte de la reportera de la corte así como del propio abogado, que le pidió repetir lo que decía. Incluso una jurado violó las reglas al pedirle que se explicara mejor.

“¡Vete de aquí! ¡vete de aquí!”, fueron las últimas palabras que le escuchó Jeantel a Martin. La joven dijo que luego se cayó la llamada y no volvió a responder.

La tarde del jueves la fiscalía llevó como testigo a otras dos antiguas vecinas de la urbanización Retreat at Twin Lakes, donde ocurrió el crimen el 26 de febrero de 2012.

Una de las exvecinas, Selma Mora, una colombiana actualmente residente en Miami, declaró en español traducida por un intérprete de manera simultánea.

El testimonio de Mora coincidió con el de Jennifer Lauer, otra de las vecinas que escuchó una pelea desde su casa y llamó al teléfono de emergencia 911: ambas indicaron que todo sucedió muy rápido y que no sabrían identificar quién era la persona que pedía ayuda.

La jueza Debra Nelson decretó a las 17H40 locales (21H40 GMT) un receso hasta el viernes.

Zimmerman, de 29 años, de padre estadounidense y madre peruana, está acusado de homicidio en segundo grado y se declaró inocente al alegar que disparó contra Martin en defensa propia.

Si es hallado culpable podría ser sentenciado a cadena perpetua.

Este caso reabrió un debate en Estados Unidos sobre el prejuicio racial, por haber considerado al joven de 17 años sospechoso de cometer un crimen cuando caminaba de noche a la casa donde se encontraba su padre.

Seis mujeres, cinco blancas y una de origen hispano, integran el jurado de un caso que impactó a la opinión pública y provocó masivas protestas pacíficas lideradas por activistas afroestadounidenses.

En Florida, una permisiva ley sobre el uso de armas autoriza a emplearlas cuando se siente una amenaza de muerte, lo cual da inmunidad ante la justicia.

La Policía detuvo a Zimmerman 44 días después del incidente, cuando crecía la ira en el país e incluso el presidente Barack Obama pidió entonces una reflexión sobre los prejuicios raciales y que se revisara la ley sobre tenencia de armas en el estado sureño.

Related stories from Vida en el Valle

  Comments