Nation & World

Victoria para los gays

En una importante victoria para los derechos de los homosexuales en Estados Unidos, la Corte Suprema determinó el miércoles que las parejas del mismo sexo casadas legalmente deberían tener los mismos beneficios federales con que cuentan las parejas heterosexuales y despejó el camino para la reanudación de los matrimonios gay en California.

Los jueces emitieron dos fallos de 5-4 en su última sesión antes del periodo vacacional. En el primero, la corte invalidó una estipulación de la ley de Defensa al Matrimonio que evitaba que las parejas de matrimonios gay gozaran de varios beneficios fiscales, médicos y de pensiones que generalmente están disponibles para matrimonios heterosexuales. El juez Anthony Kennedy redactó la decisión.

El otro fue un fallo legal técnico que nada dice sobre matrimonios de personas del mismo sexo, pero que dejó vigente una declaración de una corte de que la Proposición 8 de California es inconstitucional. Ese resultado probablemente permitirá que funcionarios estatales ordenen la reanudación de matrimonios entre homosexuales en el estado más poblado del país en aproximadamente un mes.

En ningún caso la corte hizo una declaración categórica, ni a favor ni en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo. Y en una señal de que ninguna de las victiras estuvo completa para los derechos de los gays, la corte suprema no se expresó acerca de la validez de las prohibiciones al matrimonio gay en California y en aproximadamente en tres docenas de otros estados. Una cláusula separada de la ley federal de matrimonio permite a los estados no reconocer una unión entre personas del mismo sexo de cualquier otra parte permanece en pie.

El presidente Barack Obama elogió el fallo de la corte sobre la ley federal, a la que calificó de “discriminación consagrada por la ley”.

“Trataba a amorosas y entregadas parejas gay y lesbianas como una clase separada e inferior de personas”, indicó Obama en un comunicado. “La Corte Suprema ha corregido ese error, y nuestro país está en mejores circunstancias por ello”.

El líder de la mayoría de la Cámara, John Boehner, republicano por Ohio, dijo que se sentía defraudado por el resultado del caso federal de matrimonio y que esperaba que los estados continuaran definiendo el matrimonio como unaunión entre un hombre y una mujer.

Afuera del tribunal, algunos se abrazaron y otros saltaron justo después de las 10 de la mañana locales (1400 GMT) cuando se anunció la decisión. Cuando los demandantes bajaron por las escaleras de mármol del tribunal, se oía a personas corear “Gracias” y “USA”. La mayoría de los presentes parecían a favor del matrimonio homosexual, aunque había cuando menos un hombre que sostenía un cartel a favor del matrimonio heterosexual.

En una señal de que ninguna de las dos victorias ha sido completada, la Corte Suprema no agregó nada sobre la validez de la eliminación de tales matrimonios en California y alrededor de 30 estados más. Y sigue en vigor otra estipulación de la ley federal que otorga a los estados el derecho de no reconocer una unión entre personas del mismo sexo provenientes de otro lugar.

Obama contactó vía telefónica a los demandantes en el caso de California para felicitarlos, desde el avión Air Force One con destino a África.

El matrimonio entre personas del mismo sexo ha sido adoptado por 12 estados y el Distrito de Columbia. Otras 18.000 parejas contrajeron matrimonio en California durante el breve periodo antes de la prohibición. Massachusetts fue el primer estado en permitir matrimonios entre parejas homosexuales, en 2004.

El resultado es claro para las personas que estuvieron casadas y que viven en estados que permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo. Esas personas son ahora elegibles para recibir beneficios federales.

El cuadro es más complicado para las parejas del mismo sexo que se casaron en otro estado o que se mudaron desde un estado que admite el matrimonio gay.

Su elegibilidad depende de los beneficios que estén buscando. Por ejemplo, las leyes de inmigración se enfocan en dónde las personas se casaron, no en dónde viven. Pero la elegibilidad para obtener beneficios de Seguridad Social depende esencialmente de dónde la pareja reside cuando fallece su cónyuge.

  Comments