Nation & World

La firma suiza Herzog & de Meuron levantará su primera torre en Miami

La reputada firma suiza Herzog & de Meuron, con diseños como el Estadio Nacional de Pekín y la Tate Modern de Londres, levantará su primer edificio residencial en Miami: una espectacular torre de 57 alturas junto al mar que rivalizará con los rascacielos más lujosos del sur de Florida.

El edificio Jade Signature, que se construirá en Sunny Isles Beach (al norte de Miami), está impulsado por la inmobiliaria Fortune International y contará con el diseño de interiores de la firma parisina PYR y la arquitectura paisajística de Raymond Jungles.

“Hemos estado esperando el momento, la ubicación y el talento perfectos para lanzar Jade Signature”, explica en un comunicado el argentino Edgardo Defortuna, fundador de Fortune Internacional, una de las mayores inmobiliarias familiares de Florida.

Sobre este proyecto, que supone todo un voto de confianza para un mercado inmobiliario que sufrió duramente el estallido de la burbuja hace apenas cinco años, Defortuna asegura que su intención es “ofrecer algo que el mercado de Miami nunca antes haya experimentado y creo que este proyecto refleja exactamente eso”.

Aunque Jade Signature es su primer proyecto residencial, esta no es la primera incursión en Miami de la firma de Jacques Herzog y Pierre de Meuron, una de las más reconocidas y admiradas en todo el mundo, con diseños como el Estadio Nacional de Pekín y la Tate Modern de Londres.

De hecho, en pleno corazón de Miami Beach, en la turística calle de Lincoln Road, estos arquitectos han revolucionado el concepto de aparcamiento sobre el nivel del suelo con una propuesta que no deja de admirar a los transeúntes gracias a la ligereza de su concepto, sin paredes exteriores y con trazos oblicuos que esconden, mezcladas con las plazas de aparcamiento, tiendas, oficinas y hasta apartamentos.

Evocando a un castillo de naipes y con una piscina y jardines en lo alto, el aparcamiento es, para el propio Herzog, el trabajo “más radical” que jamás ha realizado esta firma suiza.

Igualmente está en construcción su propuesta para el nuevo Museo de Arte de Miami, que, tras una multimillonaria inyección del magnate inmobiliario Jorge Pérez, se puede permitir el lujo de cambiar su discreta sede actual por otra diseñada por estos codiciados arquitectos.

Según las imágenes difundidas hasta el momento y un vídeo que acaba de hacer pública la promotora, el diseño del Jade Signature está en la línea de transparencias y voladizos con los que juegan los suizos en el citado aparcamiento, para integrar el paisaje y la cercanía del mar en la propia estructura del rascacielos.

“La relación con el lugar es integral”, explica Christine Binswanger, socia de Herzog & de Meuron. “Creamos profundas terrazas y salas de estar que cuentan con vistas simultáneas al mar, al este, y al agua de la bahía, al oeste”.

Además, las zonas comunes están en la planta baja, al contrario de lo que es la costumbre más común en los edificios de apartamentos modernos de Miami, que usan las primeras plantas para aparcamientos y sitúan las zonas comunes hacia la quinta o la séptima planta.

“Así conectamos las zonas comunes y el ‘lobby' con la playa, tal y como fueron concebidos originalmente los hoteles frente al mar que a tanta gente han atraído a Miami desde principios del siglo XX”, explica Binswanger.

Una de las claves de su originalidad radica en la “desaparición” del aparcamiento, que irá soterrado, algo que sorprende en una ciudad donde los parkings están sobre el nivel del suelo y casi siempre monopolizando las fachadas de los edificios a la altura de la calle, lo que contribuye a hacer aún más intransitable Miami como peatón.

El edificio contará con lujosas prestaciones y servicios, con detalles como una piscina “infinita” (sin bordillos, imitando la orilla del mar), hidromasaje, sauna, “lounge tech”, mesas de pimpón, cuarto de juegos, sala de lectura, jardín zen con zona de yoga, hasta duchas de agua fría y camas de masaje y restaurante a pie de playa.

El tamaño de las 192 viviendas, que está previsto que empiecen a construirse este verano en la popular Collins Avenue (a la altura de la calle 169 y sobre un terreno ahora vacío), oscilan entre los 1,400 y los 10,000 pies cuadrados (de 130 a 1.000 metros cuadrados) y sus precios varían entre los 1.7 y los 25 millones de dólares.

  Comments