Nation & World

Hospitales se enfrentan al estado por límites de Medicaid para inmigrantes

Hospitales de toda la Florida están impugnando una regulación estatal que limita los pagos por tratar a inmigrantes indocumentados.

Los hospitales afirman que la Agencia de Administración de Atención Médica (AHCA) impuso la regulación sin seguir los procedimientos adecuados y quiere que ellos devuelvan injustamente algunos de los pagos de Medicaid usados para tratar a inmigrantes que no se encuentran legalmente en Estados Unidos.

Lo que está en juego es una disputa técnica sobre cuánto paga Medicaid por servicios de emergencia, y cuándo un paciente de emergencia pasa a ser un paciente “estable” todavía necesitado de atención médica. La posición de AHCA es que Medicaid cubre la atención de emergencia para pacientes indocumentados, pero no el tratamiento continuado que se necesita para mantener la estabilidad del paciente.

La regulación podría ahorrar a los contribuyentes “millones y millones de dólares”, pero agobiaría a grandes sistemas de hospitales que brindan mucha atención médica caritativa, dijo Joanne Erde, una abogada que representa a los hospitales.

“Lo que el estado está diciendo es: ‘No nos importa si el paciente está en el hospital o no, o si los servicios son necesarios por razones médicas, no vamos a pagar nada más allá del punto de la estabilización’, sea eso lo que sea”, dijo Erde. “Y están aplicándolo retroactivamente, hasta el 2005, para que los hospitales le devuelvan el dinero”.

Los clientes de Erde presentaron una impugnación el miércoles ante la División de Audiencias Administrativas. Ellos no están impugnando en particular la regla que afecta a los reembolsos de Medicaid, sino el hecho de que fuera implementada sin audiencias públicas.

AHCA dijo que ellos no cambiaron en ningún momento su política, sino que simplemente llevaron a cabo una auditoría para hacer cumplir lo que ya estaba en los libros.

“Nuestra política no ha cambiado”, dijo la vocera de AHCA, Shelisha Coleman. “Hicimos una auditoría que provocó sospechas de que los hospitales estaban atendiendo a extranjeros ilegales por emergencias y continuaban el tratamiento luego de que la emergencia se había estabilizado”.

AHCA no brindó información sobre cuánto dinero se ahorraría a partir de la auditoría.

AHCA comenzó la auditoría el año pasado para revisar los expedientes médicos de inmigrantes indocumentados hasta el año 2005. El objetivo de la auditoria era determinar el punto en el cual el inmigrante se había “estabilizado” y negar todo reembolso de Medicaid por atención médica brindada después del punto de estabilización.

“Este proceso no tendrá proceso de reconsideración. Todas las determinaciones serán definitivas”, rezaba una presentación dada por una firma de revista de Medicaid contratada por AHCA.

Los hospitales dicen que la exigencia del estado de devolver pagos hechos años atrás es particularmente injusta porque dichos pagos fueron aprobados por una agencia de vigilancia independiente por mandato del estado que llevó a cabo la revisión preliminar de las reclamaciones de los hospitales.

El caso resultó una sorpresa para el mayor proveedor de cuidados caritativos del estado, el Jackson Memorial de Miami, el cual no aparece listado como querellante en la impugnación.

Alrededor del 8 por ciento de los clientes del Jackson son probablemente indocumentados, dijo Carlos Migoya, el presidente ejecutivo del Jackson. El dijo que no sabía nada acerca de la impugnación o del cambio en la regulación.

A pesar del golpe potencial a sus fondos, el asunto ha pasado inadvertido en la industria de los hospitales. Tony Carvalho, principal cabildero por Safety Net Alliance of Florida, dijo que él no sabía nada de la impugnación. Pero, afirmó, los hospitales del sur de la Florida se ven afectados en particular por tener que brindar atención médica a inmigrantes indocumentados. Los hospitales del área de la Bahía de Tampa están en segundo lugar, pero muy por debajo, dijo.

Varios hospitales en áreas cargadas de inmigrantes —entre ellos St. Anthony’s Hospital en St. Petersburg, Hialeah Hospital y Palmetto General Hospital en Hialeah— se unieron a la impugnación.

Aunque el caso se acaba de presentar, la regulación lleva años en proceso de ser impuesta. Fue propuesta por primera vez en el verano del 2010 bajo el entonces gobernador Charlie Crist, quien se estaba postulando entonces para el Senado federal.

El gobierno federal, no obstante, también tiene palabra en el asunto, ya que ellos hacen las regulaciones que gobiernan al Medicaid, un gigantesco programa federal-estatal que paga los costos de la atención médica de las personas pobres y sin seguro médico. Alrededor de 3.3 millones de personas usan algún tipo de servicio de Medicaid en la Florida, donde el programa representa alrededor de $21,400 millones en gastos.

Un estudio de AHCA del 2003 mostró que alrededor del 70 por ciento de los inmigrantes ilegales accedían a los hospitales de la Florida por medio de la sala de emergencia. Se estima que en el estado viven unos 825,000 inmigrantes indocumentados.

Coleman dijo que AHCA resistiría a los cargos.

“Estamos revisándolos, y planeamos responder”, dijo.

  Comments