Nation & World

Buscan nuevos sistemas para alertar sobre meteoritos

La NASA, las universidades y grupos privados de Estados Unidos están movilizados para desarrollar sistemas de alerta capaces de localizar con la mayor antelación posible meteoritos o pequeños asteroides potencialmente devastadores como el que cayó el viernes en Rusia.

La agencia espacial estadounidense subraya, sin embargo, que un fenómeno de este tipo sigue siendo raro: “Un incidente de esta amplitud sólo se produce en promedio una vez cada 100 años”, afirma Paul Chodas, uno de los responsables del programa de la NASA para la detección de objetos celestes próximos a la Tierra, “Near-Earth Object Program Office” (NEOO).

La NASA estima que antes de su entrada en la atmósfera por encima de Rusia, este meteorito medía 17 metros de diámetro y tenía una masa de diez toneladas.

El impacto de los fragmentos del meteorito caído este viernes causó un millar de heridos en Rusia y produjo una explosión similar a la de 500,000 toneladas de TNT.

“El programa de la NASA se concentra desde estos últimos años en la detección de pequeños asteroides y se alcanzaron varios progresos”, reveló recientemente Lindsey Johnson, director del programa del NEOO.

Según este experto, “hace diez años no hubiéramos podido detectar el 2012 DA14”, el asteroide de 45 metros de diámetro que se contentó con “rozar” la Tierra este viernes y que hubiera sido capaz de destruir una gran ciudad de haber chocado con el planeta.

Johnson recordó que estos objetos son numerosos en el vecindario de nuestro planeta –alrededor de 500,000– mientras que resultan difíciles de seguir debido a su pequeño tamaño.

De acuerdo con un objetivo fijado por el Congreso en 1998, la NASA ha descubierto y clasificado alrededor del 95% de los asteroides de más de 1 kilómetro de diámetro que se encuentran en las proximidades de la órbita de la Tierra alrededor del Sol, capaces de destrucciones apocalípticas.

Actualmente el NEOO detecta y sigue asteroides y cometas que pasan cerca de la Tierra con la ayuda de telescopios en el suelo, así como orbitales. Entonces, los científicos calculan su masa y su órbita para determinar si representan un peligro.

A través de este sistema, el radiotelescopio Arecibo en Puerto Rico, con una antena de 305 metros de diámetro, puede observar con una gran sensibilidad un tercio de la bóveda estelar y detectar asteroides lo suficientemente grandes.

Todas las observaciones de asteroides realizadas en el mundo por telescopios, incluso los aficionados, deben ser transmitidas al Minor Planet Center, financiado por la NASA y dirigido por el Observatorio Astrofísico Smithsonian y por cuenta de la Unión Astronómica Internacional.

Sin embargo, la NASA se esfuerza también en un contexto de ajustes presupuestarios en desarrollar otros sistemas capaces de seguir pequeños objetos.

  Comments