Nation & World

Al menos 52 muertos en nuevo atentado con bomba contra chiitas en Pakistán

Un nuevo atentado con bomba contra la comunidad chiita dejó al menos 52 muertos y 200 heridos este sábado en la inestable provincia de Baluchistán, suroeste de Pakistán en donde el fundamentalismo religioso avanza de manera acelerada así como la violencia contra esta minoría musulmana.

Se trata de uno de los atentados más mortíferos en Pakistán contra los chiitas que representan un 20% de la población de este país de 180 millones de habitantes de mayoría sunita.

El artefacto, detonado a distancia, estalló al terminar el día en la ciudad de Hazara, cerca de Queta, capital de la provincia de Baluchistán, una provincia paquistaní fronteriza de Irán y de Afganistán que es escenario de actos de violencia sectaria y de numerosos atentados contra las fuerzas de seguridad.

“Al menos 52 personas murieron” y 200 resultaron heridas, declaró Fayaz Ahmed, un alto responsable local de la policía que revisó al alza un balance anterior. “Era una bomba detonada a distancia. El blanco del atentado era la comunidad chiita”, precisó Wazir Khan Nasir, otro responsable de la policía.

El edificio en donde la bomba estaba escondida “se derrumbó” y la gente está “prisionera entre los escombros”, dijo el secretario a cargo de asuntos interiores de la provincia, Akbar Husain Durrani, precisando que mujeres y niños forman parte de las víctimas.

Tras el atentado, una multitud en furia rodeó el barrio y lanzó piedras a la policía, acusada de no proteger a los chiitas, indicaron testigos.

La violencia contra la minoría chiita, considerada como herética por ciertos grupos sunitas extremistas, se multiplicó estos últimos años en Pakistán, en particular en Baluchistán.

El atentado fue reivindicado por Lashkar-e-Jhangvi, un grupo armado sunita fundado en los años 1990 y prohibido oficialmente en Pakistán, lo que no le impide cometer atentados.

Este movimiento armado reivindicó además el mes pasado el ataque más mortífero que jamás se haya perpetrado contra chiitas en Pakistán: un doble atentado suicida delante de un club de billar en Quetta en el que murieron más de 80 chiitas.

Según la organización Human Rights Watch (HRW), más de 400 chiitas murieron en Pakistán en 2012, “el año más sangriento” para esta comunidad en la historia del país.

Pakistán es además el escenario de una guerra de influencia entre Arabia Saudita, sospechosa de financiar los movimientos wahabitas, una facción ultra ortodoxa del islam sunita, e Irán, primera potencia chiita, según numerosos analistas.

  Comments