Nation & World

Pasada la tregua, Obama y Romney retornan nuevamente a la carrera

Después de una tregua de una noche que vio al presidente Barack Obama y a Mitt Romney intercambiar bromas en una cena de caridad, ambos volvieron a la pista este viernes mientras sus compañeros de boleta viajaron a Florida.

El vicepresidente Joe Biden se trasladó el viernes a Sun City Center, un enclave de personas mayores; mientras, el candidato republicano Paul Ryan se dirigiría a la Universidad del Sur de la Florida en Tampa.

Obama inauguró este viernes una nueva broma contra su adversario republicano Mitt Romney, quien según él sufre de “Romnesia”, ya que defendería en la última etapa de la campaña presidencial lo opuesto a sus convicciones pasadas.

Obama reiteró la acusación que formula desde hace semanas contra el ex gobernador de Massachusetts. “El señor conservador quiere que ustedes crean que estaba bromeando en sus declaraciones del año pasado” para obtener el apoyo de los republicanos en las primarias.

“Tenemos que darle un nombre a esta enfermedad que lo afecta. ¡Pienso que eso se llama Romnesia!”, agregó Obama, siendo saludado por una explosión de risas de la audiencia.

Romney, por otro lado, recibió el apoyo del periódico Orlando Sentinel.

“Tenemos poca confianza en que Obama sea más exitoso manejando la economía y el presupuesto en los próximos cuatro años”, escribieron los editores del diario. “Por esa razón, aunque lo apoyamos en 2008, estamos recomendando a Romney en esta carrera”, dijeron.

Sin duda, los candidatos retornarán a las burlas lacerantes que han marcado los últimos meses de campaña, después de habérselas arreglado para encontrar un respiro fugaz la noche del jueves en Nueva York.

Los dos abrazaron un sarcasmo mordaz y fueron autocríticos en la tradicional cena Al Smith Memorial, donde Obama se burló de su propia “siesta” en el primer debate y Romney apuntó a su propia extraordinaria riqueza.

Los candidatos, vestidos de smoking, se sentaron a la mesa solo separados por el Arzobispo Católico de Nueva York, el cardenal Timothy Dolan, dos días después de su último mordaz debate.

En su primer comentario, Romney disparó contra su propia riqueza, diciendo que era bueno para él y su esposa Ann, resplandeciente en un vestido blanco y negro con una capa, ir con las ropas que utilizarían dentro de su casa.

El presidente también comenzó con un tomo de autocrítica, haciendo notar que mostró más energía en el segundo debate del jueves que en su primer esfuerzo desastroso dos semanas atrás.

“Estaba realmente bien descansado después de la larga y agradable siesta que tuve en el primer debate”, bromeó Obama.

También dijo que la tasa de desempleo, ahora en 7.8 por ciento, estaba en el punto más bajo de su mandato, agregando: “No tengo una broma aquí, solo pensé que sería útil recordárselo a todos”.

Pero como es tradicional en la cena, realizada en memoria del ex gobernador de Nueva York, Al Smith, Obama y Romney se elogiaron mutuamente como honorables hombres de familia.

La actuación de Obama en el segundo debate, que tuvo lugar en Long Island el martes, estabilizó a los partidarios demócratas que entraron en pánico después del primer encuentro.

Obama y Romney se encontrarán en su último debate el lunes, en Florida, para discutir sobre política exterior, y el presidente dijo que ya estaba deseando confrontar al candidato republicano por la política con respecto a Irak.

“Ustedes saben… él dijo que era trágica la manera en que yo terminé la guerra en Irak. La semana pasada dijo que todavía deberíamos tener tropas en Irak”, dijo Obama en un acto en New Hampshire.

Obama va a atrincherarse en Camp David el fin de semana para preparar el debate, mientras Romney hará lo mismo en Florida.

  Comments