Nation & World

Simón Bolívar y Fidel Castro, en la lista de los 'dragohumanos'

Personajes tan célebres como el líder cubano, Fidel Castro, o Simón Bolívar, una de las figuras más destacadas de la emancipación americana frente al imperio español, se encuentran en una lista de "dragohumanos'', conocidos tanto por sus grandes gestas como por sus indescriptibles atrocidades.

Pedro González-Trevijano (Madrid, 1958), escritor y rector de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, ha presentado hoy "Dragones de la política'', un libro de no ficción publicado por Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores y prologado por Mario Vargas Llosa.

Para Vargas Llosa, los "dragohumanos'' defendieron "causas generosas, como la libertad o la justicia, o abominables, como el racismo, el lucro y la intolerancia religiosa'', y todos ellos tienen en común "deber su fama a las matanzas que perpetraron y padecieron''.

Según el escritor peruano, si se aboliera al dragón, "una de las encarnaciones más espectaculares del mal'', la cultura de Occidente y principalmente sus ficciones literarias, grabados y pinturas "sufrirían una merma trágica''.

''Para saberlo -añade- basta con echar un vistazo a la exquisita selección de dragones que aparecen en "Dragones de la política'', libro en el que desfilan -dice- ‘‘una larga colección de 'dragohumanos', figuras de conquistadores, guerreros, genocidas, superhombres a los que el servilismo y el fanatismo de las masas elevaron en vida a la condición de dioses''.

En una lisa de 27 "dragohumanos'' destacan, además de Fidel Castro o Simón Bolívar, Hernán Cortés, Ulysses Simpson Grant, décimo octavo presidente de los EE.UU que logró fama internacional al liderar la Unión en la Guerra Civil estadounidense, o Douglas MacArthur, militar norteamericano que participó en la Primera y Segunda Guerra Mundial y en la Guerra de Corea.

Otras figuras que podrían compartir protagonismo con los anteriores son, según González-Trevijano, Aquiles, Alejandro Magno, Atila, Rodrigo Díaz de Vivar, Gengis Kan, Napoléon, Juana de Arco o Adolf Hitler, todas ellas con el denominador común, en su opinión, de "la idea de la destrucción''.

González-Trevijano reconoció que no siente "la misma afinidad'' por todos los personajes y que eso se refleja en el libro. Así -dijo- "no voy a negar la empatía que siento por figuras como la de Napoleón, uno de los personajes de la historia europea de los últimos 200 años''.

Admitió que entre los que no le generan tantas simpatías y le infunden una "absoluta falta de respeto'' están Hitler, Stalin o Fidel Castro, si bien precisó que el líder cubano "no llega ni de lejos a los horrores'' de los anteriores, "seguramente también porque la sombra del dragón gigante norteamericano se lo impidió''.

En su opinión, el fenómeno de los dragones de la política es "universal'' y la historia de su existencia "no habla bien de la ciudadanía, que ha permitido que personajes deleznables y fanáticos hayan conseguido perpetuarse en el poder'' desde la antigüedad hasta nuestros días.

''Es un paseo atropellado y ligero al hilo del examen de la política y de la historia'', aseguró González-Trevijano, quien definió su obra como "un examen de personalidades militares históricas y políticas específicas, no una reflexión marxista ni una concepción fenomenológica de la historia''.

  Comments