Nation & World

La tuberculosis retrocede en el mundo pero la lucha sigue siendo frágil (OMS)

La tuberculosis continúa disminuyendo en el mundo pero la lucha contra la enfermedad sigue “siendo frágil”, anunció este miércoles la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“La dinámica creada para hacer fracasar a la enfermedad está en auténtico peligro”, advierte Mario Raviglione, director del departamento para detener la tuberculosis de la OMS en un comunicado. “Nos encontramos hoy en día en una encrucijada, hacia la eliminación de la tuberculosis de nuestra vida o hacia millones de muertes suplementarias debido a la enfermedad”.

Según el informe de 2012 de la OMS publicado en Washington este miércoles, 8.7 millones de personas contrajeron la enfermedad en 2011 (de las que el 13 por ciento también están infectadas por el virus del sida) frente a los 8,8 millones el año precedente, lo que supone una baja de un 41 por ciento desde 1990.

Pero “la carga continúa siendo considerable” en relación al número de muertes, que ha permanecido estable en relación al año precedente, en 1,4 millones, añade la OMS. La mortalidad alcanzó en 2003 un pico de 1.8 millones de muertes.

La tuberculosis continúa siendo “la principal enfermedad infecciosa mortal hoy en día”, señala la OMS.

Un 59% de los casos fueron detectados en Asia, 26 por ciento en África. India y China son los dos países más afectados, con cerca de un 40% de los casos del mundo.

Medio millón de niños menores de 15 años contrajeron la enfermedad, y 64,000 murieron el año pasado, detalla por primera vez la OMS.

Desde 1995, fecha del lanzamiento del programa mundial de lucha contra la enfermedad, a 2011, 51 millones de personas han sido curadas y se han salvado 20 millones de vidas.

“Este resultado traduce el compromiso de los gobiernos por transformar la lucha contra la tuberculosis”, estima la OMS, que se felicita de los progresos realizados en términos de diagnósticos para detectar la enfermedad pulmonar así como las nuevas posibilidades de vacunas y los progresos en la investigación farmacéutica.

Pero la lucha “continúa siendo frágil”, según estima la OMS.

El informe apunta así a una “disminución de la tasa de incidencia y de mortalidad” en todas partes pero señala “un progreso todavía muy lento en la respuesta a la tuberculosis multirresistente, con solamente uno de cada cinco pacientes diagnosticados en el mundo”. En India y China, los países más afectados, la tasa de diagnosticados es de una de cada diez personas.

Quizá es éste el mayor desafío, identificar y tratar la tuberculosis resistente a múltiples fármacos, que se presenta en un 4% de los casos nuevos y en un 20 por ciento de las personas previamente tratadas por la enfermedad.

Sin embargo, la OMS señala el éxito logrado en Camboya, que registró una baja de 45 por ciento de la prevalencia de la tuberculosis entre 2002 y 2011.

Por ello, se felicitan por los resultados “impresionantes” obtenidos por los nuevos tests, que pueden ofrecer un diagnóstico en 100 minutos y que están disponibles en 67 países, y desde agosto, a un precio menos costoso.

Nuevos medicamentos prometedores - los primeros en 40 años- han sido descubiertos y podrían llegar al mercado en 2013, según la OMS. “A largo plazo, estos progresos indican que una nueva vacuna antituberculosis” podría estar disponible en diez años, estima el organismo internacional.

Pero para diversas asociaciones, el ritmo de la lucha contra la tuberculosis debería acelerarse. “Los tratamientos son inadecuados”, estima la organización TB Alliance (Alianza Tuberculosis), que trata de buscar medicamentos “más rápidos, menos complejos y menos caros”.

Por su parte, Médicos sin Fronteras recuerda “que si tienes la suerte de ser diagnosticado y tratado, tienes un 48 por ciento de posibilidades de ser curado”.

En el mismo sentido se manifiesta el diario médico “The Lancet”, que afirma en un editorial que coincide con el informe que “la atención y la financiación insuficiente durante diversas décadas han permitido que la epidemia global continúe siendo una gran cicatriz en la reputación de la salud pública”.

Faltan 3,000 millones de dólares al año para luchar contra la enfermedad, de los 8,000 millones necesarios anualmente, y también 1,400 millones de los 2,000 que se requieren para la investigación y el desarrollo.

“Este déficit amenaza con retrasar la administración de cuidados antituberculosos a los pacientes y de debilitar las medidas” de prevención, señala Katherine Floyd, que coordinó el informe.

La OMS llama así a una “financiación internacional dirigida por los donadores a la continuación de las inversiones por los propios países” para proteger los progresos realizados.

Hoy en día, el 90 por ciento de la ayuda de los donantes exteriores contra la tuberculosis proviene del Fondo Mundial de la lucha contra el SIDA, la tuberculosis y el paludismo.

  Comments