Nation & World

Maestros de Miami-Dade expresan sus preocupaciones a Rick Scott

El gobernador Rick Scott continuó el martes su gira de una semana para recoger opiniones sobre la educación en el sur de la Florida.

Mientras que la discusión sobre los exámenes decisivos fue la nota dominante de su primera parada en Jacksonville, el superintendente y los maestros de Miami-Dade expresaron a Scott su gran preocupación respecto a las reglas de responsabilidad para estudiantes del idioma inglés y los estudiantes con discapacidades intelectuales, además de la cantidad de exámenes y el apretado presupuesto de las escuelas.

Scott, quien planea postularse para ser reelegido en el 2014, visitó la escuela Southwest Miami Senior High como parte de su gira para recibir opiniones de padres, estudiantes, maestros, directores de escuela y superintendentes sobre cómo mejorar la educación en la Florida.

El gobernador asistió a la actividad conmemorativa del 11 de septiembre en la escuela y recorrió varios salones de clase. Su esposa, la Primera Dama de la Florida Ann Scott, se reunió con los estudiantes mientras que el gobernador y la comisionada interina de Educación Pamela Stewart se reunieron con alrededor de una docena de maestros. Fue la primera visita del gobernador a una escuela pública tradicional en Miami-Dade.

Los maestros entregaron a Scott una copia de su calendario de pruebas y le expusieron sus dudas.

“Yo tengo una gran preocupación, una preocupación muy seria respecto a los muchachos de quienes se espera que se pongan a la par con los que se criaron aquí, que nacieron aquí, en un plazo de un año”, dijo María Amor, jefa del departamento de inglés como segundo idioma.

“Si me ponen a mí en China con la única ventaja de que me van a dar tiempo adicional para tomar la prueba en chino y un diccionario de chino, yo no la voy a aprobar; y eso no tiene nada que ver con mi capacidad intelectual”, dijo.

Southwest Miami, que tiene unos 3,100 estudiantes, se ha ganado una ‘A’ del estado durante los últimos dos años. La escuela cuenta con casi 500 estudiantes que están aprendiendo inglés como segundo idioma, y otros 500 estudiantes en clases de enseñanza especial. Esos dos grupos de estudiantes serán incluidos ahora en la fórmula para calcular la calificación de la escuela según las nuevas reglas estatales. El ex comisionado de Educación, Gerard Robinson, dijo que los cambios fueron necesarios para solicitar una dispensa de la ley federal Que Ningún Niño se Quede Atrás, la cual requiere que las escuelas progresen anualmente o que enfrenten penalidades cada vez más severas.

Asimismo, Agustín Grana, ex maestro del año de Miami-Dade, dijo estar preocupado sobre las reglas de responsabilidad para sus estudiantes, quienes tienen discapacidades intelectuales.

“Nuestra escuela es una escuela comunitaria, y compararla con las escuelas chárter o con escuelas Magneto que no tienen el mismo tipo de población me preocupa. Me pregunto si él tiene un plan”, dijo Grana. “También tengo algunas preguntas sobre cómo se evalúa a mis estudiantes, que son estudiantes con discapacidades intelectuales. No me siento muy cómodo con los exámenes que les están poniendo”.

Los estudiantes de Grana toman la Evaluación Alternativa de la Florida, la cual se hace de uno en uno. A menudo los maestros ayudan a sus estudiantes a completar las respuestas. Grana dijo que si se hace depender el pago de los maestros de las calificaciones de los estudiantes, eso podría tentar a los maestros a exagerar el progreso de los estudiantes para engrosar sus sueldos.

Después de la mesa redonda de una hora, Scott dijo a los periodistas que él había aprendido cosas interesantes –como que una maestra de Ciencias gastó miles de dólares de su bolsillo para sus clases—que él se llevaría consigo a Tallahassee.

Dijo que él y el Departamento de Educación revisarían las reglas de responsabilidad para los estudiantes de inglés como segundo idioma y los estudiantes con discapacidades.

“Hemos pedido alguna información adicional, pero tenemos que revisar eso”, dijo Scott, señalando que su hija ha dado clases a estudiantes con discapacidades de aprendizaje. “Está claro que vamos a revisarlo. La idea es recibir información y saber en qué debemos enfocarnos, qué podemos hacer para mejorar las cosas”.

El superintendente, Alberto Carvalho, dijo que agradecía la disposición de Scott y la comisionada de Educación a revisar esas reglas.

“Es injusto. Es un menosprecio tanto para los estudiantes como para los maestros, y no muestra adecuada ni exactamente el progreso manifestado por estos estudiantes”, dijo Carvalho.

La semana pasada, la Junta Escolar de Miami-Dade votó a favor de apoyar un cambio en la manera en que se califica a las escuelas en base al desempeño de los estudiantes de inglés como segundo idioma.

El otro tema importante de la conversación de Carvalho con Scott: más fondos para la educación en el presupuesto estatal.

La oficina de Scott anunció a finales de la semana pasada que él llevaría a cabo una gira para recoger opiniones, aunque algunos maestros y administradores ya sabían desde hace semanas que el gobernador iba a visitar las escuelas. El Departamento de Educación trabajó con los distritos y las escuelas para seleccionar a los estudiantes y maestros que participarían en el periplo, dijo Jackie Schutz, portavoz de la oficina del gobernador.

Maestros y estudiantes expresaron que estaban agradecidos por el encuentro cara a cara con el gobernador, y que tenían la esperanza de que él tomara medidas teniendo como base las opiniones recogidas.

“El escuchó más de lo que habló, así que tuvimos la oportunidad de que se nos oyera”, dijo Amor.

Más tarde el mismo martes, Scott tenía fijado un encuentro con maestros y padres en Boca Raton.

  Comments