Nation & World

Seis muertos en un atentado suicida cerca del cuartel de la OTAN en Kabul

- Un adolescente mató a seis personas cerca del cuartel general de la OTAN y de las embajadas en Kabul, en un atentado suicida que ilustra la dificultad para los afganos de restablecer la seguridad en el país cuando faltan dos años para la retirada de las fuerzas internacionales.

Los talibanes, que reivindicaron inmediatamente el ataque, aseguraron que su objetivo era golpear a “la CIA” en represalia por la decisión tomada el viernes por Estados Unidos de incluir a la red Haqani, una facción talibán vinculada a Al Qaida, en su lista negra de grupos terroristas.

Al menos otras cinco personas resultaron heridas, afirmó a la AFP Sediq Sediqi, portavoz del ministerio del Interior.

“La mayoría de las víctimas son niños que se juntan alrededor de la ISAF para vender objetos a los soldados que llegan o se van de la base”, explicó un responsable policial que pidió el anonimato. Y explicó que fue “un niño de corta edad” el que llevaba la carga explosiva.

“Un niño de 16 años, a pie, se hizo estallar”, declaró el general Ayub Salangi, jefe de la policía de Kabul, que dio un balance de cuatro muertos y dos heridos.

El atentado fue perpetrado en la Zona Verde, el barrio de las embajadas, poco después de que terminase el discurso pronunciado por el vicepresidente primero Mohamad Qasim Fahim ante cientos de dignatarios sobre la muerte del comandante Ahmed Shah Masud, héroe de la lucha contra los talibanes asesinado hace 11 años por Al Qaida.

Este ataque, el tercero en la capital este año, demuestra que las fuerzas afganas, formadas por las tropas de la coalición desde su llegada a finales de 2001, tienen muchas dificultades para garantizar la seguridad en Kabul.

Y eso a pesar de que logran detener a numerosos rebeldes antes de que actúen, lo que demuestra que los servicios de inteligencia afganos son de calidad, estima una fuente occidental.

El atentado fue cometido cerca del cuartel general de la ISAF - la fuerza armada de la OTAN - y de la embajada de Italia. Minutos más tarde, la Zona Verde, rodeada de altos muros de hormigón, fue cerrada al público, constató la AFP.

Los talibanes, a través de su portavoz Zabiulá Mudjahid, reivindicaron el ataque, afirmando que había sido cometido por un hombre de 26 años y no por un adolescente.

El mártir tenía como objetivo “una célula de tortura de la CIA en Kabul”, de la que “murieron seis agentes”, aseguró Mudjahid, dispuesto como siempre a exagerar las bajas infligidas al enemigo.

A la inversa, testigos del hospital de urgencias de Kabul afirmaron que las víctimas eran sobre todo niños o jóvenes.

“Los talibanes, que matan a gente todos los días, son animales”, estimó Hamid, de 23 años, que visitaba a su hermano Naweed, un vendedor de chicles y caramelos de 15 años herido en la explosión.

Un portavoz de la ISAF aseguró que ningún miembro de la fuerza internacional fue alcanzado.

Pese a la presencia de 117.000 soldados extranjeros para apoyar a los 340.000 militares y policías afganos, el gobierno de Kabul y sus aliados de la ISAF no han logrado derrotar a la insurrección de los talibanes, expulsados del poder a finales de 2001.

Los talibanes suelen atacar mediante atentados suicidas o minas de fabricación artesanal.

Los civiles son los que pagan el precio más alto en el conflicto afgano. Según la ONU, 1.145 civiles perdieron la vida en el primer semestre de 2012, el el 80% de los cuales a manos de los talibanes.

  Comments