Nation & World

Hombre iría a la cárcel por votar ilegalmente

Mientras continúa el debate sobre si se purga o no las listas de votantes de la Florida de personas que puedan no ser ciudadanas antes de las elecciones de noviembre, al menos una persona enfrenta una posible condena de cárcel por haber votado ilegalmente en el 2008.

Josef Sever, de 52 años, ciudadano canadiense nacido en Austria, se declaró culpable el jueves de haber votado ilegalmente en las elecciones presidenciales del 4 de noviembre del 2008 sin ser ciudadano estadounidense, según el Departamento de Justicia. El se declaró además culpable de obtener una licencia para armas de fuego alegando falsamente que era ciudadano estadounidense.

Sever, quien vive en Plantation, podría recibir hasta cinco años de cárcel por haber votado y por la ofensa relacionada con las armas de fuego. Aunque su caso brinda evidencia de que el fraude de votantes inmigrantes existe realmente en la Florida, es el único caso de este tipo que ha sido investigado este año por la policía del estado.

“Sever declaró que él no era ciudadano de EEUU y admitió que se había registrado y votado en por lo menos dos elecciones presidenciales de EEUU a pesar de no ser ciudadano estadounidense”, muestran documentos judiciales.

En el juicio, Sever admitió que cuatro veces distintas, entre el 2007 y el 2010, él compró armas de fuego a un vendedor con licencia en Hialeah alegando ser ciudadano estadounidense. El repitió su alegación de ser ciudadano de EEUU en el 2010 cuando renovó su permiso de tenencia de armas de fuego y para portar armas ocultas de la Florida.

A principios del 2008, Sever se registró para votar en el condado Broward, alegando de nuevo que él era ciudadano estadounidense y votó en la elección presidencial del 4 de noviembre del 2008. El se registró como “sin afiliación a partido” el 8 de marzo del 2008. El estatuto de limitación por el delito federal llamado “de voto extranjero” es de cinco años.

Según documentos judiciales, la votación ilegal de Sever se descubrió durante el controvertido esfuerzo del gobernador Rick Scott para identificar a posibles no ciudadanos en las listas de votantes usando información de la agencia de vehículos motorizados del estado. Aunque el Departamento de Estado amasó una lista de 180,000 posibles no ciudadanos registrados para votar, sólo envió un nombre —el de Sever — al Departamento de Policía de la Florida (FDLE) para hacer una investigación criminal.

FDLE afirma que está investigando actualmente un total de seis casos de fraude de voto en un estado de más de 11 millones de votantes. Los legisladores, alegando que había un problema generalizado de fraude de voto, aprobaron el año pasado varias medidas para cambiar los procesos de votación. Los cambios — incluyendo una campaña en contra de los esfuerzos de registración de votantes y el acortamiento de la votación anticipada — han sido duramente criticados como “supresión de los votantes” y jueces federales han bloqueado muchos de ellos.

El Departamento de Justicia se ha batido con Scott por su purga de votantes, llevando la medida a los tribunales. El Departamento de Justicia alegó que la purga estaba teniendo lugar en una fecha demasiado cercana a la elección como tal, lo cual viola la Ley de Registración de Votantes. Un juez desestimó la demanda luego de que la administración de Scott dijo que no usaría la lista para purgar votantes.

Se encontró en una lista a purgar de 2,600 nombres a algunos no ciudadanos que se habían registrado para votar, pero muchos de los sospechosos eran en realidad ciudadanos estadounidenses.

Después de la primaria del 14 de agosto, el secretario de Estado Ken Detzner dijo que se ocuparía de la purga de votantes antes de la elección general de este año del 6 de noviembre.

Se puede contactar a Toluse Olorunnipa al tolorunnipa@MiamiHerald.com y en Twitter @ToluseO.

  Comments