Nation & World

Tormenta Isaac abandona Haití dejando al menos 4 muertos y daños materiales

La tormenta tropical Isaac abandonó este sábado Haití tras causar torrenciales aguaceros en buena parte del territorio, que dejaron al menos cuatro muertos y daños materiales en este deprimido país, muy vulnerable a las inundaciones.

La Radio Televisión Nacional de Haití informó de que al menos cuatro personas perdieron la vida por los efectos del fenómeno, aunque las autoridades de Protección Civil solo confirmaron una víctima, una menor de diez años, quien falleció tras derrumbarse una pared en su vivienda ubicada en Thomazeau, en el departamento Oeste, al que pertenece la capital de la deprimida nación.

Las otras tres muertes, según el medio local, ocurrieron en el Centro (Este), Nippes (Suroeste) y en el Sureste.

Isaac, que este sábado tocó tierra en el extremo este de Cuba, provocó además, la evacuación de 7,500 personas, según los datos actualizados que, sin embargo, indica que solo 4.190 quedan en los refugios.

Estas personas fueron evacuadas durante la noche del viernes, cuando el país fue azotado por abundantes lluvias que, según la información de Protección Civil, dejaron una buena parte del departamento Oeste sin electricidad.

También varias calles están obstaculizadas por ramas de árboles que cayeron, así como postes de electricidad.

El Ministerio de Obras Públicas informó que, con el apoyo de compañías privadas de ingeniería, ha desplegado brigadas en varias regiones para retirar los desperdicios y así desbloquear las vías.

Por su parte, la compañía de electricidad anunció que de los 32 dispositivos que tenia para asegurar la electricidad en el departamento Oeste, 30 están fuera de servicios debido a las lluvias, pero explicó que ya movilizó sus técnicos por todo la zona para identificar los problemas y solucionarlos.

Varios puntos del país han sufrido inundaciones aunque las autoridades aseguraron que no ha sido generalizada y tampoco han dado a conocer un balance general de daños causados por la tormenta, que dejó casi 8.000 desplazados a su paso por la vecina República Dominicana, que comparte con Haití la isla La Española.

La oficina de comunicación del primer ministro, Laurent Lamothe, anunció el sábado la reapertura del aeropuerto de la capital que había sido cerrado la víspera por el paso del fenómeno.

Anteriormente, otro comunicado de la oficina de Lamothe dijo que este visitó ayer varios barrios del centro de Puerto Príncipe, entre ellos Bel Air, donde se entrevistó con mujeres para recabar informaciones relativas a su situación socio económica.

El jefe de Gobierno pidió a sus colaboradores que tomaran los datos de estas mujeres para su inclusión en los programas del Gobierno y especialmente el “Mamita querida”, un programa que otorga a madres de familia necesitadas con hijos escolarizados subsidios mensuales para ayudarles a hacerse frente a sus necesidades más acuciantes.

Mientras que en Turgeau, el primer ministro y su equipo distribuyeron raciones de alimentos ante el paso Isaac.

Asimismo, agregó la nota, el jefe de Gobierno continúa sus intervenciones en los medios de comunicación y las redes sociales para reducir los eventuales riesgos y desastres relacionados con la tormenta tropical.

Otra información suministrada por la oficina de Lamothe anunció la reapertura del aeropuerto de la capital, cerrado por el paso de la tormenta tropical.

Haití es un país muy frágil y expuesto a inundaciones que apenas conserva un dos por ciento de su capa vegetal.

La situación puede empeorar seriamente para los 400,000 damnificados del sismo de enero de 2010 que siguen viviendo bajo carpas en la capital y sus alrededores.

Organismos estatales y no gubernamentales preparan reservas de alimentos, agua y otros materiales en caso de urgencia.

Se teme también una eventual expansión de la epidemia de cólera que desde octubre de 2010 estalló a través del país, con un balance de centenares de miles de afectados y muertos.

“Isaac”, que mañana domingo puede convertirse en huracán, avanza por el noreste de Cuba, según el Centro Nacional de Huracanes (CNH) estadounidense que señaló, en un boletín de las 18.00 GMT, que la tormenta estaba a 21,3 grados de latitud norte y 76 grados de longitud oeste, a unos 195 kilómetros al este de Camagüey, Cuba, y a unos 435 kilómetros al sur-sureste de Nassau, Bahamas.

Se esperan pocos cambios en su intensidad durante el sábado, aunque sí un fortalecimiento desde esta noche hasta el lunes, con lo que puede convertirse en huracán durante el domingo o el domingo por la noche.

Related stories from Vida en el Valle

  Comments