Nation & World

EEUU: republicanos eligen Tampa para disputar los cruciales votos de Florida

El Partido Republicano de Estados Unidos optó por Tampa (Florida, sureste) para celebrar su 40 Convención Nacional porque reúne una muestra del electorado indeciso y cuenta con un jugoso número de votantes del Colegio Electoral, claves para ser presidente del país.

Entre el 27 y el 30 de agosto, unos 50.000 militantes del Partido Republicano llegarán a esta ciudad del centro de Florida a consagrar a Mitt Romney como candidato presidencial de Estados Unidos y a Paul Ryan como su vicepresidente, en actos a celebrarse en el estadio Tampa Bay Times Forum.

Florida es el destino dorado de millones de jubilados de Estados Unidos, capital de las generaciones más antiguas del exilio cubano, que históricamente han votado a los republicanos, y también es sede de nuevas comunidades hispanas, especialmente la puertorriqueña, que vota indiferentemente a demócratas y republicanos.

“A pesar de sus problemas económicos y el alto desempleo, Florida es un mega-estado rico y una alcancía para los candidatos que buscan dinero durante la campaña”, dijo a la AFP Larry Sabato, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Virginia.

Por ello para Sabato, la elección de Tampa, con una población de más de 4 millones de personas, era obvia, cuando en 2010 el Comité Nacional Republicano anunció que la ciudad de Florida era finalista para realizar la convención a la par de Salt Lake City en Utah y Phoenix en Arizona.

“Es muy difícil ver cómo Romney puede ganar (la presidencia) sin vencer en Florida. Sus 29 electores del Colegio Electoral, quienes son los encargados de seleccionar oficialmente al presidente del país, son fundamentales para que triunfe”, afirmó Sabato.

“No cabe duda que esta realidad influyó para que el Partido Republicano se reuniera en Tampa”, afirmó el politólogo.

A menos de dos meses para que Romney dispute la presidencia al demócrata Barack Obama el 6 de noviembre, los sondeos dan al político republicano, de 65 años, entre 39 y 47% de las intenciones de voto a nivel nacional, contra 46 a 52% a favor de Obama, de 51 años.

Romney también figura en la retaguardia de los estados claves que decidirán la elección (Florida, Ohio, Virginia, Iowa, Wisconsin, Michigan), según el sitio especializado Real Clear politics.

Para Carol Weissert, profesora de ciencias políticas de la Universidad Estatal de Florida, este estado sigue siendo “clave para la elección presidencial porque es el estado indeciso más grande con sus 29 votantes del colegio electoral”.

Weissert recordó que Obama ganó en Florida en 2008 por un margen muy estrecho, especialmente porque “la participación de los jóvenes y demócratas fue enorme” y ahora el presidente que busca la reelección “necesita hacerlo otra vez para ganar en 2012”, dijo la analista política.

California (55), Texas (38) y Nueva York (también 29) son los estados que superan o igualan a Florida en votantes del colegio electoral en Estados Unidos, donde se necesita ganar la mayoría del total nacional de 538 electores para ocupar la Casa Blanca.

Pero de esos estados, es Florida donde no existe una tendencia clara del partido por el que votarán sus electores y su diversidad demográfica la convierte en terreno de una batalla política sin cuartel.

Cuenta con una población de 19 millones de personas, de la cual 17,6% tiene más de 65 años -por encima de la media nacional de 13,3%, según el censo de 2010-, 78,5% son blancos, 22,9% son de origen latino y 16,5% afroamericanos.

“Tampa es muy representativa de esta diversidad”, dijo por su parte Susan McManus, politóloga de la Universidad del Sur de Florida.

Para esta analista Florida es “muy importante para ambos partidos”.

“Los republicanos no pueden ganar sin vencer en Florida. Hay muchos más estados azules (demócratas) que rojos (republicanos), por lo tanto tienen que ganar Florida”, aseveró McManus al calificar este estado del sureste como “imprescindible” para llegar a la Casa Blanca.

Sin embargo, su colega Sabato duda que Florida pueda ser tan crucial como en las elecciones de 2000, cuando la disputa entre los entonces candidatos, el republicano George W. Bush y el demócrata Al Gore, se convirtió en una película de suspenso, por el conteo de los votantes del colegio electoral de Florida.

Este año “creo que Ohio y Virginia podrían ser estados más clave, pero esto no se puede saber en agosto”, advirtió el analista político.

  Comments