Nation & World

La Archicofradía de la Ermita de la Caridad

Para saludar la visita del Papa Juan Pablo II en 1987, Idalia y Roger Miranda organizaron una Cruzada del Ave María por 800 hogares de Miami.

“Queríamos llevar el mensaje de la importancia de la visita del Santo Padre a Miami para atraer al pueblo a la verdadera devoción mariana”, recordó Idalia.

Entonces, los Miranda eran coordinadores de la Archicofradía de la Ermita de la Caridad. Finalmente, al Papa le fue entregada una tarjeta con el resultado de la cruzada: 10 millones de Ave María, fruto del rezo de las familias escogidas. También se le entregó una llave de oro similar a la que aparece en el escudo de la República de Cuba.

La Archicofradía reúne a miles de servidores laicos que resguardan el templo y están a cargo de la difusión del mensaje mariano. Durante la visita del Papa, la imagen de la Virgen fue trasladada a la capilla de la casa parroquial del arzobispo Edward McCarthy, donde él se hospedaba. En el 2000, la Archicofradía recibió un pergamino con la bendición apostólica a la Ermita.

“Para nosotros, la Ermita es la casa de la Madre de Dios donde nos reunimos todos sus hijos”, afirmó Idalia. “En nuestro grupo todos somos hermanos en la fe y nos mantenemos muy juntos. Si uno se enferma, el otro se preocupa. Compartimos lo bueno y lo malo”.

Related stories from Vida en el Valle

  Comments