Nation & World

Congreso vuelve a discutir sobre el TLC con Colombia

El Tratado de Libre Comercio (TLC) es una realidad entre Colombia y Canadá desdehace dos semanas. La pregunta es si Estados Unidos también aprobará un TLC conColombia cuando el Congreso reanude sesiones la próxima semana en Washington.

Colombia tiene de su lado a los empresarios estadounidenses, algunos congresistasy al presidente Barack Obama, quien asegura que el libre comercio con Colombia yotros países creará empleos en EEUU en momentos en que la recuperación económicase tambalea. El mandatario ha insistido que aprobar los tratados son un camino a ladesesperada y la larga búsqueda de disminuir el desempleo que llega a los 9,1 por ciento.

“Quiero que el Congreso pase los acuerdos comerciales que hemos establecido y queya hemos negociado. Esos acuerdos ayudarían a los desempleados en busca de nuevasoportunidades, y además permitirían a nuestras empresas vender productos en países deAsia y Sudamérica productos que tienen el sello de haber sido hechos en América”, dijoObama.

Pero según el congresista de la Florida, Mario Díaz Balart los tres acuerdos pendientescon Colombia, Panamá y Corea del Sur no se han ratificado por demoras de la CasaBlanca y no por culpa del Congreso.

"Como el presidente conoce muy bien, la razón que el Congreso no ha actuado enlos acuerdos de libre comercio se debe a que él se ha negado a enviar los acuerdos alCongreso para su aprobación”, dijo Díaz Balart.

“El Presidente ha dicho que estos convenios ayudarían a crear miles de nuevos puestosde trabajo, especialmente aquí en el sur de Florida. ¿Por qué él los detiene y culpa alCongreso? El Congreso está listo y dispuesto a pasar estos acuerdos de libre comercio, siel Presidente sólo los envía. La hipocresía tiene que terminar”, añadió Díaz Balart.

Expertos y observadores imparciales afirman que el futuro del TLC con Colombia aúnno está decidido. Son tantos los que opinan que será ratificado como los que opinan queno, debido al ambiente polarizado que vive Washington.

“Las perspectivas son buenas, todo porque está vinculado con el tema de empleo que eslo principal en la agenda y creo que tiene suficiente votos, pero el riesgo siempre existe,no se está cien por ciento seguro mientras exista ese clima polarizado sobre todos lostemas”, dijo Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano.

Los sindicatos estadounidenses, quienes apoyaron a Obama durante su campaña presidencial, aseguran que no están de acuerdo con la aprobación de los TLC, no sólo por la violaciónde derechos humanos en Colombia también porque no son una solución a la situación queenfrenta el país.

“Los TLCs para nosotros no son una propuesta, necesitamos una verdadera propuesta deempleo en el país”, dijo Cathy Feingold, Directora del Departamento Internacional deAFL-CIO. “Esto no va a crear mucho empleo ni acá ni allí”.

El TLC con Colombia fue firmado en 2008, pero dos años después que negociaronBogotá y Washington, el acuerdo sigue sin ser ratificado. Pero no sólo el querer essuficiente, hay un proceso largo. La Casa Blanca tiene que presentar el proyecto alCongreso, primero la Cámara y luego al Senado. Antes de irse de vacaciones los líderesdel Senado aseguraron que ya habían llegado a un acuerdo después que sus equiposllevaban trabajando semanas pero no dieron ningún detalle sobre las negociaciones.

"Creemos que esas discusiones han ofrecido un camino para el avance en el Senado anuestro regreso de un compromiso bipartidista en la Ley de Ajuste Comercial (TAA),seguido de la aprobación de los tres TLC con Corea del Sur, Colombia y Panamá", dijo elsenador Harry Reid (D-N) en un comunicado de prensa.

La piedra en el zapato ha sido el TAA, los republicanos no quieren más gastos y losdemócratas quieren ayudar a los campesinos que se ven afectados por los tratados, esa esla diferencia.

Según analistas si se votan por separado el TLC y el TAA posiblemente si habría mayorposibilidad de la aprobación de los acuerdos, pero el problema no está en los votos en elSenado, sino en la Cámara donde hay una mayoría republicana.

La Cámara tendría pocos votos en el partido demócrata sino se vota primero el TAA, yaque no estarían de acuerdo en votar a favor del TLC sin la garantía del ajuste comercial.

“Hay una cierta posibilidad de los republicanos que dicen que lo apoyan, pero la preguntaes que con este clima político tan complicado tienen que asegurarse que se tienen losvotos, y quizás no le quieren entregar el legado a Obama”, dijo Shifter.

Con la entrada en vigor de los tratados entre Colombia y Canadá algunos representantesa la Cámara se manifestaron y aseguraron que EE.UU. debería aprovechar para llegar ahacer lo mismo con Colombia.

“Los trabajadores y exportadores estadounidenses perdieron a partir de ahora ventaja enColombia, un mercado exportador clave”, señalaron en un comunicado los principalesresponsables del comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, losrepublicanos Dave Camp y Kevin Brady. 

Pero mientras tanto otros analistas en Washington aseguran que aun no se tienen todoslos votos y depende de las enmiendas que se le hagan a los proyectos, y que aun no estiempo de cantar victoria.

El meollo es buscar un consenso entre los dos partidos que antes de salir de vacacionesmostraron sus divisiones y el poco interés por llegar a soluciones. Los que si tiene clarasu posición son los grupos sindicalistas del país que definitivamente no apoyan el TLCcon Colombia, Panamá y Corea del Norte y se están haciendo escuchar.

“Los trabajadores están llevando cartas y acciones en sus distritos (a los legisladores)para decirle a la gente que ellos mismo eligieron que tienen que escucharnos”, dijo Feingold.

Por ahora aunque el TLC con Canadá es un hecho, el tratado con Colombia y EE.UU.aun falta camino por recorrer.

  Comments