Nation & World

Esther Jacobo es la nueva directora regional del DCF

La principal funcionaria en Miami del Departamento de Niños y Familias de la Florida (DCF) se retira de su cargo, anunció la agencia el martes.

Jacqui Colyer, con más de dos décadas de experiencia en el sector de los servicios sociales, fue elogiada por su “pasión y entrega” al trabajo, dijo David Wilkins, secretario del DCF ern un correo electrónico que le envió a los empleados.

“Los lazos de Jacqui con la comunidad, la fe que tiene otros en su dedicación personal y su ayuda a los demás es un modelo para todos nosotros”, dijo Wilkins, quien agregó que Colyer continuará trabajando con el DCF en otras asignaciones.

Colyer, que era responsable de supervisar las operaciones de cuidado infantil, la salud mental y los abusos a los ancianos en los condados Miami-Dade y Monroe, será sustituida por Esther Jacobo.

Jacobo, ex fiscal del Condado Miami-Dade, ha sido la subdirectora de los servicios legales infantiles. En la fiscalía estatal de Miami-Dade, ocupó el cargo de jefa de delitos domésticos.En el 2009 Colyer fue nombrada para su puesto por el secretario del DCF George Sheldon.

En una entrevista que The Miami Herald le hizo en el 2009, Colyer compartió la dolorosa historia de sus propios problemas para ayudar a un niño con dificultades. Colyer adoptó a Lucious Delegal, de 14 años, que tenía antecedentes de delincuencia juvenil y lo ayudó a cambiar su vida. Pero a los 28 años, muy afectado por haber roto con su novia, el joven se suicidó.

“Entonces decidí que haría todo lo que pudiera para asegurarme de que los niños que estaban en el sistema tuvieran la oportunidad de llevar una vida normal”, le declaró al Herald.

Como directora regional del DCF, Colyer batalló para que las familias permanecieran juntas.Su equipo de trabajo enfatizó trabajar codo a codo con las familias con problemas en sus casas en lugar de mejorar las habilidades de los padres después que la agencia le quitaba de su custodia a los niños.

Durante su administración, el número de niños que les fueron quitados a los padres y quedaron bajo el cuidado del estado disminuyó en un 35 por ciento. De igual modo, el DCF creó 400 centros comunitarios, como clínicas, donde las familias con problemas podían solicitar ayuda para comer. Los centros hicieron que a los pobres les resultar más fácil buscar ayuda en lugares cerca de la casa.

Este año, Colyer y la agencia fueron intensamente criticados por la forma en que manejaron el caso de la niña de 10 años Nubia Barahona, quien según las autoridades fue asesinada por sus padres adoptivos. Nubia fue hallada muerta en la camioneta de su padre adoptivo en el Condado Palm Beach el pasado 14 de febrero. Victor, su hermano mellizo, fue descubierto bañado en productos químicos y desmayado en el vehículo. El chico sobrevivió.

Los padres adoptivos, Jorge Barahona y su esposa Carmen, fueron acusados por la policía de Miami-Dade de homicidio en primer grado, abuso infantil y negligencia infantil en conexión con la muerte de Nubia y todo un reino de terror del que fueron acusados de haber sometido a los pequeños.

Los dos están en la cárcel en espera del juicio acusados de abuso infantl y de intento de asesinato por las lesiones que sufrió Victor.El mes pasado, un jurado de instrucción de Miami-Dade concluyó que los trabajadores sociales e investigadores del DCF le dieron al matrimonio Barahona la "aprobación" cada vez que surgieron preocupaciones sobre si la pareja abusaba y era negligente con sus hijos adoptados.Después de la muerte de Nubia, dos empleados del DCF fueron despedidos, uno renunció y otros cinco —Colyer entre ellos— recibieron una reprimenda por la forma en que manejaron el caso de los Barahona.

  Comments