Nation & World

Fantasía mural embellece Wynwood

Frente a lo que se ha convertido en parada obligada para los miamenses amantes del arte desde su inauguración en diciembre durante Art Basel Miami, el urbanizador Tony Goldman anuncia los planes que tiene para el Street Art Mural Park en Wynwood. Hoy, el espacio, en la segunda avenida y la calle 25 del noroeste conocido como Wynwood Walls, es una galería al aire libre compuesta por 12 murales creados por 15 artistas elegidos entre los más importantes del arte urbano actual.

"Desde el principio, mi visión fue convertir el Street Art Mural Park en el centro del vecindario de Wynwood. Es necesario hacer un lugar abierto al público que, a la vez que presente una oferta comercial, les permita a las personas recorrerlo sin tener que comprar nada'', anunció Goldman, sentado en el único banco que existe en el parque para tomar un descanso en el paseo visual que proponen las imágenes.

Estas combinan motivos del arte pop con fantasías que parecen sacadas de un cuaderno de dibujo infantil, contrastantes a su vez con otras de carácter y colorido dramático que condenan la violación de los derechos humanos en el mundo.

Goldman, conocido por revitalizar vecindarios como el neoyorquino SoHo y South Beach en La Playa, es propietario de numerosos edificios en Wynwood y del terrero donde se halla el Street Art Mural Park.

"Quiero expandir los espacios verdes, y hacer un teatro y un café'', dice sobre el destino que planea para algunas de las naves comerciales que rodean el parque y que se ubican en la parte trasera del restaurante Joey's Italian Café.

Propietario a su vez de uno de los espacios de arte callejero más importantes del mundo, ubicado en la esquina de Houston Street y Bowery, en Nueva York, Goldman considera que parte de su rol como "director de orquesta'' es tratar de llevar este tipo de arte, en ocasiones menospreciado, a aquellas personas que se sienten intimidadas por los museos y las galerías.

Shepard Fairey, el artista que hizo el mural que preside el parque de Wynwood, y que muestra, en tonos rojos y negros, símbolos alusivos a la paz y a la defensa de los derechos humanos como es el rostro de un monje de Birmania y de la activista Aung San Suu Kyi, coincide con Goldman en que el arte debe ponerse al acceso de todos.

"El arte no debe ser para una élite. Creo en la democracia y en la posibilidad de dar poder a las personas. El arte en lugares públicos estimula la imaginación de quienes lo aprecian'', comentó Fairey, quien realizó el icónico cartel del rostro de Barack Obama --superpuesto con la palabra HOPE-- a propósito de la campaña presidencial del 2008.

Representado además en las colecciones de importantes museos como el de Arte Moderno de Nueva York (MOMA) y el Victoria and Albert de Londres, Fairey expresó su intención de establecer un intercambio, al llevar a las calles a la audiencia acostumbrada a las galerías, y atraer a estos espacios artísticos abiertos a las personas que no suelen frecuentarlos.

"Una de las razones por las que soy exitoso es porque no seguí el camino directo hacia las galerías', comentó Fairey, quien en sus comienzos se inspiró en las carátulas de los álbumes de música, en el grafiti y en el diseño de imágenes para t-shirts y patines. En ese momento, los stickers en los automóviles, y las mismas calles, fueron el medio de expresión del artista, que se encargará de la decoración del restaurante que planea abrir Goldman en el parque.

El urbanizador aprecia ese ímpetu innovador de los artistas que usan las paredes de la ciudad como canvas para su obra, condición que comparten los 15 elegidos para pintar los murales del parque de Wynwood.

"No puedo limitarme a los artistas de Miami, Nueva York o Estados Unidos. Pienso en términos internacionales. Me interesa lo que pasa en un contexto brasileño o griego'', expresó Goldman, quien comparte su residencia entre Miami y su natal Nueva York.

Así, de Brasil vinieron para este proyecto los hermanos Otavio y Gustavo Pandolfo, que forman la pareja artística Os Gemeos, y son responsables del gran mural que ocupa la pared junto a la acera que suele llamar la atención de los choferes y transeúntes hacia el parque. De Sao Paulo llegó el artista conocido como Nunca, quien próximamente hará otro mural en un edificio construido por Goldman en Miami Beach. De Grecia, vino Stelios Faitakis, quien se encargó de un mural al fondo que propone un universo de músicos callejeros, con un letrero que anuncia el happy hour, y obreros armados con hachas y martillos que recuerdan el estilo del muralismo mexicano.

La artista japonesa Aiko, además de aprovechar y transformar los motivos que se relacionan con el arte asiático, toma como punto de partida unas piernas de mujer para sentar el tono sensual que refuerza con la imagen de una chica Pin-up, característica de la obra de conocidos ilustradores de revistas como Alberto Vargas. Alternan éstos con detalles inocentes y hasta tiernos como las mariposas y los corazones que dibujan los adolescentes en sus cuadernos escolares.

Para completar el destino artístico que ha creado en el parque con la obra de artistas norteamericanos como Jim Drain, Futura, Barry McGee, Ara Peterson, Clare Rojas, Kenny Scharf y el equipo formado por Swoon, David Ellis y Ben Wolf, Goldman tiene como próxima invitada a Rosson Crow, quien comenzará a trabajar en un nuevo mural en septiembre.

  Comments