Nation & World

SwimShow, el espectáculo del verano

Piense en ello como si se tratara del Art Basel del mundo de los trajes de baño: lleno de atractivo internacional, asombrosos eventos nuevos todos los años, que llenan los hoteles de Miami Beach y depositan millones de dólares en la economía del sur de la Florida.

Y hasta los coleccionistas de arte podrían estar de acuerdo en que se trata de algo más sexy que exhibir cuadros de Botero.

Diseñadores de trajes de baño, modelos, comerciantes, productores de espectáculos de moda y la prensa internacionales irán a Miami Beach este fin de semana en la exhibición de trajes de baño más grande e importante del mundo, SwimShow 2011, además de varios eventos de modas y de otro tipo que tendrán lugar en torno al gran show.

El reconocimiento que le traerá la exhibición a Miami --videos que se mostrarán por todo el mundo, fotografías que llenarán las páginas de un sinfín de revistas-- convertirán a los eventos en el pináculo del verano, dijo Rolando Aedo, vicepresidente de mercadotecnia de la Oficina de Convenciones y Visitantes del Gran Miami.

"Somos el epicentro de sensualidad y sexualidad a escala global, y esto le da aun más validez al espectáculo'', dijo Aedo.

SwimShow 2011 comienza el sábado en el Centro de Convenciones de Miami Beach y durará hasta el martes, como la exhibición de apertura de la temporada mundial de trajes de baño, donde 350 fabricantes, con 2,000 líneas, revelarán por primera vez las colecciones del año próximo a más de 2,500 compradores.

En total, se estima que 7,500 personas visiten el centro de convenciones para la actividad, dijo Judy Stein, directora ejecutiva de la Asociación de Trajes de Baño de la Florida, que ha producido el evento en el área de Miami durante más de dos décadas.

SwimShow 2011 que, según Aedo, reportará ganancias por $1.2 millones, es el que da inicio a otros eventos, y ha cimentado la posición de Miami Beach en el mapa mundial de los trajes de baño.

"Estoy absolutamente segura de que Miami Beach es la capital mundial de los trajes de baño'', declaró Stein.

Mientras tanto, Mercedes-Benz Fashion Week Swim, una serie de espectáculos "sexy'' de moda que se celebrará en el Raleigh Hotel, de Miami Beach, dio incicio a su sexto año con una exhibición de modas de Trina Turk y una fiesta el jueves por la noche. En total, modas de 26 diseñadores desfilarán por las pasarelas durante las veladas, sólo por invitación, que concluirán el lunes.

El evento, que trae modelos, y personal especializado en cabellos y maquillaje, productores de sonidos y de luces, y otros participantes que se han venido preparando durante semanas, ha triplicado en tamaño en los últimos tres años, dijo Peter Levy, vicepresidente y director administrativo de la firma IMG Fashion Worldwide, que produce el espectáculo.

Por su parte, la compañía de Plantation DHL es quien patrocina el show Beach Bunny Swimwear, que cuenta con colaboraciones de diseño de Kourtney Kardashian, Kim Kardashian y Khloe Kardashian Odom.

Muchos más eventos de modas están surgiendo.

Salon Allure, una exhibición comercial de lujo, está celebrando este año su primer show, con 19 marcas de trajes de baño que mostrarán sus creaciones en una boutique que se armó dentro del W Hotel South Beach, hasta el martes.

Entre los creadores de Salon Allure se encuentra Ivana Sert, cuyo traje de baño, incrustado con cristales Swarovski, fue usado por Kim Cattrall in the movie "Sex and the City 2''.

Sert con sede en Estambul exhibirá 60 piezas a los compradores en su debut en Miami.

"Conocer a los compradores y mostrarles mi marca, mis diseños y mi talento es un buen paso para mí'', dijo Sert, cuyos trajes cuestan entre $250 y $900.

Hasta ahora, 250 compradores y comerciantes, además de 40 organizaciones de prensa se espera que asistan a Salon Allure, dijo Rick Fatzinger, productor del evento.

"Miami Swim Week ha crecido y ha creado esta semana en medio del verano que por lo general es un momento muy lento aquí'', dijo Fatzinger.

De hecho, en medio del calor opresivo calor y los aguaceros de julio, los hoteles de la playa están todos vendidos, los restaurantes están reservados y Collins Avenue de Miami Beach está repleta de tráfico.

Los consumidores no pueden asistir a los espectáculos de modas, pero los organizadores esperan buscar en Google los nombres de los diseñadores y mirarán los videos, que probablemente estarán en internet al día siguiente del evento.

Aunque los principales eventos de Swim Week no están abiertos al público, representan los pasos tras bambalinas que llevan el traje de baño, la trusa o los pareos de los fabricantes a las tiendas.

Los trajes de baño, una industria de $4,500 millones en Estados Unidos, ha estado flexible durante la recesión, y es uno de las tres categorías que mejor papel están haciendo en la industria de la ropa en el país, junto a los vestidos y artículos de piel, dijo Marshal Cohen, analista jefe de NPD Group, una compañía de investigaciones de mercado con sede en Port Washington, Nueva York.

A diferencia de otros segmentos de la industria de confecciones, cuyas ventas disminuyeron en general 2.1 por ciento durante los 12 meses que terminaron en mayo, las ventas de trajes de baño aumentaron 2.5 por ciento durante ese período, según información de NPD.

  Comments