Nation & World

Caravana del exilio por la resistencia en Cuba

Montada en la parte posterior de un camión Chevrolet de 1949, Blanca González saludaba a los transeúntes y automovilistas, en Hialeah, formando con sus dedos índice y pulgar una letra ele, como símbolo de libertad.

González, madre de Normando Hernández, un periodista independiente apresado por el gobierno de Cuba en el 2003, formó parte el sábado de una multitudinaria caravana realizada por las calles del oeste de Hialeah como muestra de apoyo del exilio a la resistencia dentro de la isla.

"Mi nuera, Yaraís Reyes, y mi nieta Daniela, de ocho años, salieron por la mañana [del sábado] de Vertientes [Camaguey], para La Habana, para recoger a mi hijo'', dijo González. "El ha estado preso siete años y hoy me siento muy contenta por su libertad, por eso estoy acá, festejando el sueño de ver a mi hijo libre''.

Hernández, de 38 años, es uno de los 52 prisioneros políticos que, según el gobierno de Cuba, serán progresivamente excarcelados.

Ondeando banderas cubanas y en una masiva descarga de bocinazos, unos 125 vehículos entre automóviles, camiones y motocicletas, recorrieron Hialeah como parte de la movilización convocada por la Asamblea de la Resistencia Cubana, una coalición de más de 50 organizaciones que luchan por la democracia en Cuba.

Aremis Pérez, miembro del Directorio Democrático Cubano, dijo que esta primera caravana fue realizada en Hialeah, no sólo porque es una de las ciudades con mayor concentración de cubanos en Miami, sino para difundir que tanto en el exilio como en Cuba existe una resistencia activa que está luchando por los derechos de quienes permanecen en la isla.

"A los cubanos que van a visitar a sus familiares [a Cuba] les estamos pidiendo que den a conocer allá que aquí hay una resistencia que los apoya, y que lo divulguen a pesar del miedo que pueda existir", dijo Pérez.

Angel De Fana, de la organización Plantados hasta la libertad y la democracia en Cuba, recalcó que parte del esfuerzo de esta campaña denominada "Todos somos resistencia'', incluye también que de cada $100 que un cubano lleva a Cuba le pueda dar $1 a la familia de un preso político.

"En Cuba no sólo hay 52 presos políticos, allá los presos están regados por todos lados, en diferentes cárceles del país, pero no es un asunto sólo de dinero, sino de dar una muestra de solidaridad a quienes luchan allá'', dijo De Fana, quien permaneció preso durante dos décadas en Cuba.

Al concluir la caravana y parado sobre un camión, De Fana destacó que la decisón de liberar a 52 prisioneros políticos en Cuba ocurrió tras el sacrificio de las Damas de Blanco, que desde hace siete años marchan pacíficamente en Cuba, la muerte del disidente Orlando Zapata Tamayo el 23 de febrero, y la huelga de hambre de 135 días de Guillermo Fariñas.

"Esta caravana que parece tan sencilla de organizar tiene un gran significado, porque desde aquí les decimos a nuestros hermanos en la isla que no están solos y que el triunfo es de la resistencia'', dijo De Fana.

Silvia Iriondo, de MAR por Cuba, reafirmó el compromiso de las organizaciones del exilio con la disidencia interna en Cuba.

‘Vamos a continuar hasta lograr la liberación de los presos de las cárceles chicas y de la cárcel grande que es Cuba bajo la dictadura que existe desde hace 51 años'', señaló Iriondo.

  Comments