Nation & World

Cinco muertos en violento choque

Una llamada a las autoridades por parte de los empleados de un banco que tenían sospechas hizo que un grupo de personas huyera a toda velocidad en un auto, recorriera las calles y escapara de un agente de la policía, en un intento de fuga que resultó fatal cuando el vehículo chocó en un violento accidente que causó la muerte del conductor y los cuatro pasajeros.

La dramática cadena de acontecimientos comenzó con lo que la policía calificó de un intento de "transacción fraudulenta'' en un Bank of America cerca del zoológico de Miami y terminó minutos después en una vía cercana del suroeste de Miami-Dade, mientras las llamas envolvían a las víctimas a pesar de los esfuerzos desesperados de rescate por parte de espectadores y agentes del orden.

José Vázquez, un vendedor en la concesionaria cercana Grand Prize Lincoln Mercury, en el 11855 de la calle 152 del Southwest, dijo que le mostraba un auto a unos clientes cuando vio el Infiniti Sport salirse de la vía y chocar. La policía informó que el Infiniti era robado.

Vázquez y Luis Sarría, un asesor de servicios, corrieron hacia afuera con extinguidores.

"Vaciamos los extinguidores, pero no ayudó'', manifestó Vázquez, quien también trató de sacar a uno de los pasajeros del vehículo en llamas. Entonces se dio cuenta que el hombre ya estaba muerto.

"¡Por favor, ayúdenme!'' gritaba en el asiento trasero una mujer, cuyas piernas quedaron atrapadas en los restos del auto.

Los trabajadores de rescate no pudieron sacarla, por lo que se llamó a los cirujanos del Ryder Trauma Center para intentar una amputación en el lugar, pero la mujer murió.

"Esa señora murió justo en frente de nosotros'', recordó Sarría.

Alvaro Zabaleta, portavoz de la policía de Miami-Dade, dijo que las víctimas podrían ser cuatro hombres y una mujer, pero los investigadores no estaban seguros. Algunos de los cadáveres estaban tan quemados que era imposible reconocerlos.

La policía revisó las cintas de vigilancia de la concesionaria que mostraban la calle. En éstas se vio el auto corriendo a alta velocidad y chocando contra una cerca.

"El auto se incendió'', manifestó el gerente general de la concesionaria Louis Izquierdo, de 49 años.

Mientras la policía investigaba, colocó cintas plásticas rojas alrededor del área y plásticos amarillos sobre el auto para obstruir la vista del vehículo.

Tres de los cinco cadáveres se encontraban aún dentro del Infiniti el jueves por la noche, cuando una grúa de la policía se lo llevó a la Oficina del Forense de Miami-Dade.

He aquí lo que ocurrió, según la policía:

Los ocupantes del auto se encontraban en la sucursal del Bank of America en la Calle 152 y la 137 Avenida del suroeste. Zabaleta dijo que ellos intentaron hacer una ‘‘transacción fraudulenta''.

Los empleados del banco llamaron a la policía, pero el auto huyó antes de que llegaran las fuerzas del orden. Era un poco antes de la 1 p.m.

Al actuar basados en la descripción del auto, la policía lo localizó cerca de la Calle 170 y la Avenida 137. Un agente lo detuvo y se aproximó al auto, pero el chofer hizo rápidamente una vuelta en U. El vehículo se movió entre el tráfico del mediodía y se encaminó hacia el norte, entonces viró hacia el este, hasta la Calle 152.

Los detectives que se encaminaban al oeste de la 152 Avenida vieron el vehículo. Ellos hicieron una vuelta en U y comenzaron a seguir el auto, que iba a más de 90 millas por hora, zigzaguendo a través del tránsito del mediodía, informó Zabaleta.

El auto se llevó una luz roja en la avenida 122, agregó. Los detectives, que se encontraban a casi media milla de distancia, vieron como el auto se salía de la vía, chocaba contra los árboles y se incendiaba. El auto le arrancó capas de madera a un árbol y lo dejó chamuscado.

Los detectives saltaron con los extinguidores en la mano y rociaron a la mujer atrapada dentro del auto, que todavía estaba viva. Cuando llegaron los trabajadores de rescate, la mujer ya había muerto.

Un hombre había salido en parte del auto. Los investigadores piensan que pudo haber sido el chofer.

Zabaleta aseguró que los oficiales no perseguían el vehículo. La política de la policía de Miami-Dade en persecuciones es que para que ocurran, debe estar involucrado un delito grave con el uso de la fuerza.

  Comments