Nation & World

Miami Beach entre joyas y tasadores

Kevin Zavian se sacó del bolsillo un sujetador de billetes de oro de 14 quilates en forma de herradura, que relucía al sol con la orfebrería de Tiffany & Co.

Ante las cámaras, y entre el ruido de las olas, Zavian explicó el jueves que el sujetador contiene oro por un valor de alrededor de $450, pero que en una apuesta podría venderse por más del doble, porque es Tiffany.

Zavian, quien trabaja en Doyle New York, es uno de las docenas de tasadores que nos visitan con el programa de PBS, nominado a los premios Emmy, "Antiques Roadshow'' (‘‘Exhibición itinerante de antigüedades''), donde se tasa objetos de todo tipo en base a su elaboración, edad, y precio potencial en una subasta. Miles de artículos se revisarán el sábado en el Centro de Convenciones de Miami Beach, pero las entradas gratis para el evento, que durará todo el día, ya están agotadas.

"Esto tiene valor, pero yo no lo vendería por el peso'', dijo Zavian del sujetador de billetes durante la grabación de un segmento sobre consejos para vender oro. Tres episodios del programa serán filmados en Miami Beach y sus alrededores. Ellos saldrán al aire a principios del 2011.

Si usted está pensando en vender joyas por su peso, "el valor del oro debe ser mayor que el valor [sentimental] que tiene para usted'', dijo Zavian, con sombrillas de playa, algas y arena tras él, a unos pasos de distancia del Loews Miami Beach Hotel.

El presentador Mark Walberg preguntó a Zavian sobre vender oro por correspondencia, y en hoteles donde los compradores visitan algunos fines de semana.

"Usted debería buscar una segunda opinión antes de venderlo. Hable con algunos amigos sobre sus propias experiencias'', dijo. Si usted está enviando objetos a una instalación de procesamiento de oro, cerciórese de que el paquete esté asegurado por el valor que usted considere que tiene, y no sólo por lo que la compañía que se ofrece a comprar el oro lo asegura.

"De modo que usted tiene que saber lo que tiene'', dijo Walberg.

Otras sugerencias:

* Aunque el precio del oro está alcanzando alturas récord --estaba vendiéndose por casi $1,200 la onza el jueves--, las prendas y monedas de oro se venderán por mucho menos por onza a menos que sean de oro puro de 24 quilates, dijo Zavian. Por ejemplo, el oro de 14 quilates sólo tiene un 58.5 por ciento de oro. Y el oro de 18 quilates tiene un 75 por ciento de pureza. Mire las marcas de sus prendas que dicen los quilates, o haga que las prueben. Tenga en cuenta que el comprador --generalmente un intermediario-- está sacando la cuenta de su propia ganancia cuando le hace a usted una oferta.

* ‘‘La regla básica de las antigüedades [o las joyas]: no es ético que alguien que esté interesado en comprar sus artículos le diga a usted lo que valen'',. dijo la productora ejecutiva Marsha Bemko. Los tasadores serios no compran lo que tasan. Esa es una forma segura de recibir una mala oferta.

* Haga más de una tasación. "Si usted va a vender una casa, ¿usted hablaría solamente con un agente de bienes raíces? No. Usted hablaría con tres'', dijo Bemko.

* Las monedas en particular se venden mejor por su valor numismático que por su peso, dijo Zavian.

* Las joyas con piedras preciosas se pueden vender por más dinero, pero asegúrese de que el comprador esté interesado también en las gemas.

* El sello de un joyero bien conocido, como Tiffany & Co., probablemente aumente el valor de un artículo, pero, con el aumento del precio del oro, el valor de su peso podría restar importancia a la marca, dijo Zavian. Pero piezas antiguas hechas a mano, como una gargantilla de la época victoriana o eduardiana, siempre valen más enteras. Este valor intrínsico no se debe confundir con el valor sentimental de un objeto.

Las grabaciones en Miami Beach incluirán asimismo segmentos en los que Walberg saldrá a comprar antigüedades con un experto para ver qué tesoros se puede encontrar en la localidad, y una historia sobre souvenires de la Feria Mundial que se filmará en el Museo Wolfsonian-FIU en Miami Beach.

Sin el escenario habitual de personas en fila con jarrones, pinturas, tapices y copas, Nan Fischer de Cincinnati no estaba segura a qué estaba tirándole fotos cuando se detuvo a mirar la filmación en South Beach.

"Pensamos que era Barney Miller'', dijo Fischer, señalando el parecido asombroso entre Zavian y el actor Hal Linden, estrella de la comedia policial de fines de los años ‘70 y principios de los ‘80. "Luego pensé que se trataba de Miami Vice''.

Pero Fischer, quien está de visita para una conferencia de Project Search, que se esfuerza por conseguir empleo para los discapacitados, es una fan de Antiques Roadshow. Ella estuvo de acuerdo con las advertencias de Zavian sobre enviar oro por correo.

"¿A quién se le ocurre hacer eso?", dijo. "Hay cosas que hay que hacerlas cara a cara. Esta es uno de ellas''.

Unas 6,000 personas se encontrarán el sábado cara a cara con los tasadores. Más del doble de ese número solicitaron entradas gratis, lo que les da derecho a que expertos de Antiques Roadshow les evalúen dos artículos a cada uno. La última vez que se filmó ese programa en el sur de la Florida fue hace ocho años. Bemko dijo que, más allá del valor que los tasadores asignen a los artículos de los visitantes de Antiques Roadshow, la mayoría no quieren venderlos.

"Nosotros les tenemos cariño a nuestras cosas''.

  Comments