Nation & World

Alcalde de Miami-Dade propone presupuesto para el 2010-11

El alcalde de Miami-Dade, Carlos Alvarez, ante el mayor reto financiero de su administración, propuso el miércoles un presupuesto para el 2010-11 que mantendría fijos los ingresos por concepto de impuestos a la propiedad por medio de la adopción de lo que sería esencialmente una tasa "retroactiva''.

El presupuesto propuesto por el alcalde no supone despidos de policías, bomberos o paramédicos. Algunos contribuyentes pagarían más, y otros menos.

Pero la nómina del Condado bajaría a su nivel más bajo en más de una década. Los servicios sociales serían recortados, dijo Alvarez, y la prioridad sería conservar los servicios directos para ancianos y niños. También se reduciría el mantenimiento de las vías públicas y edificios del condado, así como los fondos de mantenimiento y personal de los parques, los gastos culturales, servicios comunitarios y programas de embellecimiento.

El balance del presupuesto del alcalde --que trata al mismo tiempo de mantener intactos servicios esenciales y de no pasar nuevas y enormes cuentas a los contribuyentes-- se llevará a cabo en los gobiernos de toda la región, mientras las ciudades y pueblos se debaten entre el aumento de sus necesidades y la disminución del valor de la propiedad.

"No quiero que la calidad de vida de nuestros residentes decaiga al mismo tiempo que el valor de sus propiedades'', dijo Alvarez el miércoles a los comisionados en un memorándum.

El alcalde propuso recortar 1,199 puestos laborales del Condado, incluyendo unos 900 despidos. Eso llevaría la nómina del Condado a 27,414 puestos, el nivel más bajo desde mediados de la década de 1990. Eso es más duro que el año pasado, cuando se minimizaron los despidos del Condado al eliminar puestos no ocupados y cambiar de departamento a sus empleados a través de un complejo sistema de intercambios.

"Tratamos de verdad de conservar servicios esenciales y directos'', dijo Alvarez en una entrevista. "Las funciones de apoyo interno y la administración son lo más afectado''.

El Condado enfrenta un déficit de ingresos de más de $400 millones, debido en parte a la falta de nuevas construcciones que aumenten la base que paga impuestos sobre la propiedad. Solamente se ha erigido $2,630 millones en nuevas construcciones hasta el 1 de enero, en comparación con $8,280 millones un año antes.

La semana pasada, el tasador de propiedades de Miami-Dade, Pedro García, dijo que el valor de las propiedades en el condado bajó 13.4 por ciento, a $192,480 millones este año, de $222,140 millones en el 2009.

Alvarez --cuyo término en la alcaldía expira en el 2012-- quiere aumentar el impuesto a la propiedad lo suficiente como para balancear el fuerte declive en el valor de las propiedades para conseguir una tasa de tipo llamado "retroactivo'', que genere casi los mismos ingresos que el año anterior.

La tasa de impuestos es el número que se multiplica por cada $1,000 de valor gravable de bienes raíces para calcular los impuestos a la propiedad.

La manera en que se verán afectados individualmente los contribuyentes dependerá de sus circunstancias particulares.

Una tasa más alta de impuestos significaría que los propietarios de Miami-Dade que viven hace mucho tiempo en sus propiedades podrían tener que pagar impuestos más altos aun cuando el valor de sus propiedades haya bajado mucho.

Estas propiedades habitadas por largo tiempo, que han tenido grandes cantidades exentas de impuestos bajo la cláusula Save Our Homes (‘‘Salvar nuestros hogares'') verían subir su valor gravable en 2.7 por ciento, lo cual multiplicado por una tasa de impuestos más alta resultaría en una cuenta más alta de impuestos a pagar.

Pero otros, incluyendo compradores recientes, propietarios de bienes raíces comerciales, los que tengan viviendas no primarias y los que vivan en áreas que hayan visto fuertes declives de valor recibirían cuentas de impuestos más bajas, a pesar de que la tasa de impuestos habría subido.

El presupuesto total propuesto por el alcalde para el año fiscal 2010-11 es de $7,340 millones, que incluye $4,720 millones de presupuesto operativo y $2,630 millones en fondos para proyectos de capital.

Esto representa 6.3 por ciento menos que el presupuesto adoptado en el 2009-2010 --con el presupuesto operativo bajando 1 por ciento con respecto a este año y el capital bajando 14 por ciento, de acuerdo con el informe de Alvarez.

La propuesta de presupuesto del alcalde servirá de base para el debate de la comisión del Condado, la cual celebrará dos audiencias públicas el 13 y el 23 de septiembre antes de llevar a votación el presupuesto del nuevo año fiscal, que comenzará el 1 de octubre.

Con el condado Miami-Dade hundido todavía en una crisis de los bienes raíces y afectado por el alto desempleo, algunos comisionados podrían encontrar de mal gusto subir la tasa de impuestos.

Según la propuesta presupuestaria del alcalde, el Condado recaudaría $55 millones menos en impuestos a la propiedad que en el año fiscal 2009-10, y $236 millones menos que en el 2008-09.

La comisionada de Miami-Dade Rebeca Sosa dijo el miércoles que estaba estudiando las cifras.

"El está proponiendo un presupuesto sin aumento de impuestos, un presupuesto retroactivo. Pero la realidad es que tenemos que estudiar eso con mucho cuidado, porque muchas personas van a pagar más impuestos, especialmente personas que hayan vivido en su propiedad por muchos años'', dijo Sosa. "Los propietarios de otro tipo verán ahorros sustanciales, en dependencia de su mercado''.

  Comments