Nation & World

El 4 de julio en el sur de la Florida

Hay más de una forma de celebrar el 4 de Julio. Hay desfiles, exhibiciones de automóviles clásicos, artesanías patrióticas y grandes comelatas de perros calientes y pasteles de manzana.

"Estamos celebrando la nación'', dijo el sábado Winy Victor, de 11 años, mientras pegaba estrellas en una cinta con el tema de la bandera en la Sucursal de Little River de la Biblioteca en el Pequeño Haití.

"Aquí tenemos cosas buenas, como libertad''.

La diversión seguirá el domingo, con fuegos artificiales en todo Broward y Miami-Dade, una ceremonia de naturalización en Hialeah y música patriótica ejecutada por la Sinfónica Juvenil del Gran Miami en Miami Beach.

Las celebraciones son tan diversas como la gente que vive en el sur de la Florida. Aunque el miamense Larry Levitt decidió celebrar en el Dania Jai Alai, Winy recordaba tanto su nativo Haití como su nueva casa en Estados Unidos mientras preparaba artesanías.

"Nos muestra que tenemos suerte de estar en este país'', dijo Manoucha Pierre-Jean, de 12 años, mientras hacía trabajos de artesanía en la biblioteca.

Artesanias yankee doodle Tres mesas en la sucursal de Little River de la biblioteca estaba llena de estrellas azules, gallardetes, y papel de colores mientras una docena de niños hacían mangas de viento y cintas para la cabeza con temas patrióticos.

"Lo más difícil es hacer las mangas de viento porque hay que engrapar los gallardetes'', explicó Gino St-Flerose, de 10 años, del Pequeño Haití.

"En esta sucursal hacemos artesanía tres veces a la semana'', dio Cherrill Martin, gerente de sucursal de Little River. "Esto es para enseñarles sobre el festejo en la práctica''.

En lo que Martin y los otros en la biblioteca ayudaban a los niños en sus proyectos, cantaban canciones patrióticas como Yankee Doodle Dandy.

Gino dijo que le gustaba la festividad porque "es divertido. !Me gustan los fuegos artificiales! Se puede jugar y pasar un buen rato con la familia''.

En lo que Gino quería celebrar el nacimiento de Estados Unidos, Winy Victor estaba pensando en otro país: su Haití natal.

Winy su mudó a Estados Unidos cuando tenía 3 años y muestra el orgullo que siente por los dos países escribiendo Haití es mi buen país en la cinta que lleva en la cabeza.

"Extraño a Haití'', dijo Winy, cuando empezó a hacer su manga de viento, pero está feliz de vivir en Estados Unidos.

Desfiles

Cientos de vecinos de Plantation adornaron sus sillas reclinables y frazadas en colores rojo, blanco y azul para el desfile de docenas de policías, bomberos, candidatos políticos, bandas de música, boy scouts y otros por West Broward Boulevard en el Desfile del Día de la Independencia de Plantation.

Los padres tomaban café mientras sus hijos corrían para agarrar Jolly Ranchers, barras de chocolate y los caramelos de rayas rojas lanzados desde el convertible rojo del alcalde y el camión blindado del equipo SWAT.

Nicole Eckelkamp, que vive al doblar de la esquina de Broward Boulevard y viene al desfile todos los años con su esposo Joe, dijo que su hijo de 10 meses, Joe Jr., era un gran fanático de los carros de bombero y las sirenas.

Shelley Bowhousen también estaba haciendo un viaje de regreso el sábado con sus hijas de 4 y 5 años, que saboreaban los caramelos que aterrizaban en su manta.

"Es un gran desfile. La ciudad hace un buen trabajo y los caramelos son fabulosos'', dijo riendo.

Michael Lovell esperaba con ansiedad la llegada de la carroza en que viajaba su ahijada de 4 años.

"Está vestida como una princesa. Tiene rizos a lo Shirley Temple y bastones para hacer maniobras''.

A la vieja usanza

Unas 30 personas, y quizás un número igual de pavoreales, pasaban el sábado bajo un dosel de grandes robles en Flamingo Gardens comiendo pasteles, tomando limonada fría y marcando el compás de viejas melodías de jazz como Skylark y Dont' Get Around Much Anymore.

En la celebración del 4 de Julio a la Vieja Usanza en el Garden había una exhibición de Ford Modelo T, entre ellos un convertible muy poco común de 1928.

Vivian Fernández, de Pembroke Pines, que visita los Gardens frecuentemente, llevó a Jude, su hijo de 2 años, a ver los carros.

"Le encantan los carros'', explicó. "Le gusta mucho venir porque puede correr y simplemente estar libre''.

"La limonada está estupenda'', añadió Orna Sarley. "La música es muy buena y todo es hermoso y tranquilo''.

A divertirse Una gran tienda amarilla y blanca en el estacionamiento del K-Mart de 12350 y la Ocho Calle en Sweetwater tenía lo que la familia Sáez estaba buscando: fuegos artificiales, en cantidades industriales.

Kevin Sáez, de 5 años, corrió hasta llegar a donde su madre para que le comprara un Lil Patriot. María Sáez leyó el letrero. "CUIDADO'', decía. "Echa chispas''.

Pero Sáez no tenía que preocuparse mucho. Esos fuegos artificiales --que vende ABC Promotions, que lleva más de 20 años en el negocio de los fuegos artificiales-- fueron aprobados aprobados por los bomberos de Miami-Dade.

Armando Garrido, inspector de bomberos de Miami-Dade ya había chequeado los permisos de los vendedores y recorrido el lugar para garantizar que todos los fuegos artificiales que se vendieran fueran legales. Garrido y otro inspector pasaron muchas horas el 3 de julio verificando que los vendedores tuvieran los permisos requeridos y observaran las medidas de seguridad.

‘‘Queremos que las actividades sean lo más seguro posible'', dijo Garrido.

El gobierno de Miami-Dade prohíbe fuegos artificiales que exploten al encenderse, salten al aire o exploten en el aire. También exige que las tiendas donde se venden los fuegos artificiales tengan todas las medidas contra incendios. ABC Promotions tenía el sábado cinco extinguidores de incendio a la mano.

"Hacemos todo lo que nos exigen, pera estar seguros'', dijo el vendedor Ramiro Burgos.

Perros calientes Sin desayuno y sin almuerzo, pero con dos píldoras contra la acidez, es como Larry Levitt piensa convertirse en el ganador del concurso de comer perros calientes en el segundo concurso anual en Dania Jai Alai el sábado por la noche.

"Me dije: ‘Estoy flaco. Así que vamos a ensayar esto' '', dijo Levitt.

Los organizadores lanzaron el concurso el año pasado pensando "es lo mismo que hacen en Coney Island'', dijo la subgerente Mary Fleishman. "Así que decidimos ensayarlo aquí''.

En medio de los juegos de jai alai, alrededor de una docena de participantes tratarán de comer tantos perros calientes como puedan en 6 minutos. El ganador se llevó $250 y un fuerte dolor de estómago.

"Todo el mundo llegó a cinco o seis muy rápidamente pero, para entonces no parece ser una buena idea'', dijo Lou Berdellans, coordinador de eventos del Dania Jai Alai.

Para lo que tienen apetitos más modestos, el estacionamiento del Jai Alai se convirtió en un tributo a los héroes de las fuerzas armadas, la policía y los bomberos.

Rough Shot, la banda local de rock, tocaba piezas clásicas, los camiones de los bomberos de Dania Beach encendían sus luces y los representantes del éjército eran invitados a celebrar.

"No les agradecemos lo suficiente'', dijo Carol Johnson-Greff, coordinador del evento. "Hoy es el día para rendirles tributo''.

  Comments