Nation & World

Huracán Alex llegaría noche del miércoles a frontera EEUU-México

El huracán Alex avanzaba el miércoles a través del Golfo de México hacia la región costera del límite entre México y Texas, donde las lluvias han inundado caminos y se alistaba la evacuación de miles de habitantes de villas pesqueras.

El meteoro se situaba lejos de la zona afectada por un gigantesco derrame de crudo, pero el mar embravecido llevó más petróleo a las costas, mientras que los buques de limpieza han tenido que mantenerse lejos de la zona de influencia del huracán.

Las intensas lluvias inundaron rápidamente las calles de la ciudad fronteriza de Matamoros, México, una señal preocupante de que Alex arrojaría hasta 30 centímetros (12 pulgadas) de lluvia en la región y quizá hasta 50 centímetros (20 pulgadas) en zonas aisladas.

El huracán podría alcanzar la categoría 2 con vientos de 154 kph (96 mph) antes de tocar tierra el miércoles al anochecer a unos 160 kilómetros (100 millas) al sur de Matamoros, en el estado mexicano de Tamaulipas, y la vecina Brownsville, Texas. La región es propensa a inundaciones.

Muchos habitantes de Matamoros desafiaron a las lluvias. La gente se dirigió a sus lugares de trabajo, peatones cruzaron el puente que conecta Matamoros y Brownsville y los vendedores de periódicos ocuparon las intersecciones menos inundadas.

El director de Protección Civil de Matamoros, Saúl Hernández, dijo que las autoridades comenzarían a evacuar a unas 2.500 personas de las zonas costeras del este de la ciudad. Pero dijo que le preocupaban más las 13.000 familias que viven en áreas bajas en las afueras de la ciudad, donde hay pocos servicios públicos.

Alex es el primer huracán que se forma en junio en el Atlántico desde 1995, dijo el Centro Nacional de Huracanes.

La madrugada del miércoles, Alex estaba a 378 kilómetros (235 millas) al sureste de Brownsville y avanzaba al oeste-noroeste a 11 kph (7 mph) con vientos sostenidos de 129 kph (80 mph).

Unas treinta plataformas petroleras en el camino de las zonas periféricas de la tormenta fueron evacuadas y el presidente estadounidense Barack Obama emitió una declaración preventiva de desastre federal para los condados del sur de Texas.

  Comments