Nation & World

Fariñas en grave riesgo de muerte

La salud del disidente cubano Guillermo Fariñas, que mantiene una prolongada huelga de hambre para exigir la liberación de presos políticos enfermos, se complicó el martes con el nuevo diagnóstico de una trombosis en la vena yugular.

"Si se desprende ese coágulo las consecuencias son fatales'', dijo su madre, Alicia Hernández, a El Nuevo Herald. "Ya tiene puesto su tratamiento y está en reposo''.

Según Hernández, Fariñas tuvo un cuadro febril en la madrugada y se le han recrudecido los dolores de cabeza. Hace tres días contrajo una infección por la bacteria estafilococo áureo, de alta resistencia a los antibióticos.

"Siente mucho dolor e incomodidad. En la noche tuvieron que sedarlo varias veces. Hizo fiebre pero después le administraron medidas antitérmicas y pudo, a partir de las 2:30 a.m., conciliar el sueño'', explicó Hernández.

Añadió que el obispo de Santa Clara, monseñor Marcelo Arturo González, lo visitó el lunes para interesarse por su salud y "estar junto con él'', aunque no trató otros temas durante su estancia.

Fariñas, sicólogo y periodista independiente de 48 años, recibe alimentación vía intravenosa en la sala de cuidados intensivos del hospital Arnaldo Milián, en Santa Clara. Se encuentra en huelga de hambre desde el 24 de febrero para exigir la libertad de una veintena de reos de conciencia con problemas de salud.

El 3 de junio Fariñas dijo a El Nuevo Herald que no temía dar su vida por defender a los opositores.

"La muerte es una condición natural. La muerte, mientras sea digna, consideramos que debemos afrontarla'', dijo. "Por eso a lo único que le tenemos miedo es a no ser capaces de saber morir con dignidad''.

A raíz de conversaciones con representantes de la Iglesia Católica, en las últimas semanas las autoridades han trasladado a 12 presos políticos a cárceles cercanas a sus hogares y han liberado a Ariel Sigler Amaya, que está confinado a una silla de ruedas.

Al inicio de estas conversaciones, Fariñas comunicó a la Iglesia que sólo está dispuesto a abandonar su protesta si son excarcelados los presos más enfermos y las autoridades se comprometen a organizar "un calendario'' para el resto. En Cuba hay casi 200 presos políticos.

Hernández descartó que su Fariñas tuviera alguna intención de poner fin a su ayuno.

"No hemos hablado de eso, pero parece que es la misma posición'', indicó Hernández, que es enfermera.

Agregó que el estado de ánimo de Fariñas ha decaído por las complicaciones del coágulo y el dolor permanente en las articulaciones, que no lo dejan descansar.

"No puede mover la cabeza porque el coágulo está cerca del pulmón y el corazón'', precisó.

Related stories from Vida en el Valle

  Comments